"Algunos no han hecho nada y aun así la gente les respalda"

Adrián del Campo
-

El líder del RAP, Eusebio Martín, se despide de la política tras unos últimos meses convulsos. No confirma si se ha sentido traicionado porque «nadie le debe nada a nadie». Destaca la «muy buena relación» mantenida con Raquel González

Eusebio Martín, en la sede de Renovación Arandina Progresista (RAP). - Foto: A. del Campo

Los malos resultados en las elecciones del 26M, en las que Renovación Arandina Progresista no logró ningún concejal, suponen la desaparición del partido. Una semana después de conocer su salida del Ayuntamiento de Aranda, el líder del RAP, Eusebio Martín, desgrana la actualidad. 

La primera pregunta es obligada, ¿qué análisis hace de los resultados de las elecciones?

No hemos querido hacer balance. El resultado es el que es y nos ha dejado fuera del Ayuntamiento. El planteamiento que hemos hecho es que con esto el proyecto queda finiquitado. No tiene ningún sentido continuar con él y por tanto es innecesario que nos pongamos a analizar el por qué del resultado. Es evidente que ha habido muchísimas cosas que han coincidido. Primero, que al haber tantas elecciones estatales, los grupos locales hemos tenido que hacernos hueco a empujones. Y luego seguro que habremos metido la pata en muchas cosas. 

¿Cuáles han podido ser los errores más graves?

No lo sé. Muchas veces igual es mejor no hacer nada, que es lo que les ha pasado a algunos, no han hecho nada en todo el mandato y sin embargo la gente ahora les respalda. Nosotros siempre hemos tenido muy claro que el planteamiento en este Ayuntamiento era colaborar y hacer propuestas. Creo que en los cuatro años las hemos hecho, probablemente no les hemos dado suficiente visibilidad. Quizá no haber cogido alguna parcela de Gobierno puede haber sido también algo negativo. Pero nosotros creemos que la labor hecha ha sido positiva. 

Ahora hay muchos grupos  que se debaten entre apoyar desde fuera o desde dentro a los gobiernos. Desde su experiencia, ¿qué es mejor?

La experiencia demuestra que desde dentro es mucho más fácil dar visibilidad a lo que uno hace. Ser oposición es complicado haciendo propuestas porque si lo que tú propones se hace, al final el que se lo lleva es el que gobierna. Pero creemos que tanto desde el Gobierno como desde la oposición se pueden hacer muchas cosas.

¿La marcha de Sergio Ortega ha sido determinante?

No. Para nada. Creo que independientemente de lo que hubiese hecho él, el resultado probablemente habría sido el mismo. 

¿Y la estrategia, sobre todo del PSOE, de colocaros como un partido de derechas?

No. Tampoco lo creo. Porque además esa estrategia creo que no ha sido asumida por la mayoría de la gente. Nosotros hemos aprobado cosas y firmado propuestas con unos y con otros. Todos sabían que nosotros no somos un partido de derechas, saben que en la candidatura llevábamos gente muy a la izquierda. 

¿Cómo explicaría a sus votantes de 2015 las negociaciones mantenidas con el PP?

Ya lo expliqué durante la campaña y durante estos años. Nosotros intentamos en dos ocasiones llegar a un  acuerdo de gobierno de izquierdas. Era complicado porque necesitábamos poner de acuerdo a cuatro fuerzas políticas. Teníamos como común denominador quitar de la Alcaldía al PP pero en el fondo no había un acuerdo serio para intentar formar gobierno y sumar. Cuando vimos que eso no tenía visos de sumar, sino de sustituir a alguien y luego liarnos a palos entre todos, nosotros entendimos que eso no tenía ningún sentido. A partir de ahí solo había dos opciones: quedarnos sentados viendo pasar el panorama, algo a lo que no estábamos dispuestos, y por tanto optamos por hacer propuestas continuas. 

Este resultado provoca la desaparición del RAP, ¿cómo definiría a este partido y su labor?

Este partido se creó  con un grupo de gente diferente a la que hay ahora pero con una misma intención: trabajar por nuestro pueblo y sin condicionantes políticos externos. Así hemos continuado cuando decidimos el equipo actual rescatar el proyecto. En cualquier caso, sigo pensando que proyectos de este tipo en Aranda son necesarios. Va a ser difícil gobernar estos cuatro años. Entre otras cosas porque los grupos que han salido son nacionales y se van a ver condicionados por los pactos o no pactos que haya en otros sitios. A nosotros nos parece que eso no es positivo para esta ciudad y en ese sentido, un grupo local es fundamental, se llame RAP o no.

¿El resultado también supone el adiós definitivo de Eusebio Martín?

Sí. Yo llevo en política 35 años, 20 en el Ayuntamiento. Empecé con 17 en el CDS, siendo además uno de los fundadores del CDS en la provincia. También tuve la suerte de participar cuando este país estaba floreciendo en democracia y aprendimos muchas cosas. Muchas veces, o paras o te paran. A mí me han parado, lo acepto y creo que ha llegado el momento de recuperar muchas de las cosas que he ido dejando a un lado. Nunca digas nunca jamás, pero no me voy con un planteamiento de volver. Voy a seguir muy pendiente de mi pueblo, pero voy a hacer lo posible por no volver. 

Usted se ha ido del PSOE, ha visto como a su vez compañeros del RAP se marchaban, ¿alguna vez se ha sentido traicionado?

Si me he sentido traicionado no te lo voy a decir. Cada uno es libre de hacer lo que quiera. Yo creo que en política no puede haber gente atada a obligaciones con nadie y por tanto nadie le debe nada a nadie. Respeto en estos años quien tomó la decisión de venirse conmigo y después marcharse igual que espero que los demás hayan respetado cuando yo tomé decisiones parecidas.

¿Quién  cree que será la próxima alcaldesa de Aranda?

Creo que quien salga lo que tiene que hacer es llegar a muchos acuerdos. Ser una persona dialogante, dispuesta a ceder. Sí tengo que reconocer que he tenido muy buena relación con Raquel González estos años. Creo que ha habido cierto entendimiento en el sentido de que ella comprendió desde el primer momento que no podían gobernar solos. Tampoco tengo mala relación con Mar. Mar es una persona con la que he compartido Gobierno y está capacitada para asumir el cargo.