El visón europeo retrasa la remodelación de la AP-1

I. ELICES
-

El trámite de impacto ambiental paraliza temporalmente la construcción de un tercer carril y dos nuevos aparcamientos

El visón europeo retrasa la remodelación de la AP-1 - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

A pesar de que las intervenciones que plantea Fomento en la AP-1 liberalizada son más bien modestas, la tramitación del anteproyecto de adecuación y mejora de la infraestructura avanza con bastante lentitud, debido a las limitaciones que en estos momentos le impone el informe de impacto ambiental. Los planes del Ministerio incluyen la construcción de un tercer carril en la mediana y dos nuevos aparcamientos de emergencias, pero descartan cualquier nueva conexión, salvo la mejora de la confluencia entre AP-1 y A-1 en Armiñón. No se trata de una actuación demasiado ambiciosa, pues no prevé nuevas estructuras. Con todo, el Ministerio de Transición Ecológica (Miteco) recuerda que habrá de respetar las zonas de especial conservación (ZEC) que afectan al visón europeo; integrar paisajísticamente las dos rutas del Camino de Santiago que discurren por ese itinerario, o tomar las medidas oportunas para mitigar el ruido a la altura de Pancorbo.  
El Miteco inició el trámite de declaración de impacto ambiental a principios del año pasado. El 15 de julio de 2018 sometía el documento a consultas previas de varias administraciones, entre ellas la Junta de Castilla y León, la Diputación de Álava, el Gobierno vasco y las confederaciones hidrográficas del Ebro y el Duero, que tienen mucho que decir sobre las afecciones ambientales de la intervención en el nuevo tramo de la A-1. De las respuestas  que recibió dedujo la existencia de posibles impactos en espacios naturales protegidos, razón por la que ha introducido distintas modificaciones en el proyecto. Todo este trámite lleva su tiempo, lo que obligó al Ministerio a suspender el cómputo del plazo para la formulación del informe.
Los cambios más importantes en el diseño de las actuaciones tienen que ver con la protección del visón europeo, una especie en peligro de extinción que puebla del río Ebro y sus afluentes. Así, la ampliación prevista del carril de desaceleración en el área de servicio de El Desfiladero (Pancorbo) en sentido Burgos deberá evitar la ZEC que protege a ese animal. Lo hará con un retranqueo o desplazamiento de la calzada. El ensanche del aparcamiento situado en esa misma zona también afecta a la ZEC, de modo que la solución pasa por aprovechar una isleta ajardinada -con césped y árboles ornamentales- que queda dentro de la propia área de descanso. Así no se generarán nuevas ocupaciones de terreno fuera de ese espacio.
Asimismo, las actuaciones previstas en las superficies de las riberas de los ríos Oroncillo, Oca y Ebro habrán de llevarse a cabo fuera del periodo comprendido entre el 1 de abril y el 31 de agosto, que es el periodo de cría del visón.
La presencia de otros animales condicionará también el desarrollo de las obras. Así, las intervenciones en Pancorbo y Ameyugo no deberán emplear maquinaria especialmente ruidosa o voladuras entre el 1 de febrero y el 31 de julio, debido a la nidificación de rapaces. En zonas de préstamo -tierras y explanadas que requiere la ejecución pero no son ocupadas por el proyecto- y vertederos los trabajos no se desarrollarán entre el 1 de abril y 31 de julio, por las aves esteparias.
Mantener el régimen hidrológico sin cambios obliga a modificar la ampliación del aparcamiento de Quintanapalla -cercano al río Vena- con una obra de drenaje asociada a una vaguada que atraviesa la explanada, consistente en un tubo de hormigón de 118 metros de longitud.
La Dirección de Patrimonio del Gobierno Vasco informó de que el proyecto afecta a dos ramales del Camino de Santiago, el que discurre a Burgos por carretera y el que va hacia La Rioja desde Estavillo, un camino que avanza contiguo a la autopista y considerado zona arqueológica. Las actuaciones allí, por tanto, han de contemplar la restauración paisajística de todas las nuevas superficies generadas, con la replantación de taludes y zonas degradadas.
La Junta de Castilla y León, en concreto la Dirección de Patrimonio Cultural, advierte de que en el entorno de las obras se hallan tres yacimientos, dos de ellos -La Brújula y Vía Romana- que datan de la época romana. En este caso, Medio Ambiente recuerda que el proyecto es sobre una infraestructura existente y en los tramos afectados por esos enclaves históricos solo se plantea la ampliación de un tercer carril en la mediana.