El 30% de los restos del dolmen de Reinoso son de niños

S.F.L.
-

El equipo de arqueólogos, dirigido por #ManuelRojo, desea continuar con las excavaciones para documentar con datos más concretos la fase del megalítico a la que pertenecen los huesos enterrados #Dolmen #Reinoso #LaBureba

El equipo de arqueólogos ha excavado durante un mes en el monumento megalítico. - Foto: S.F.L.

La principal novedad de la excavación de este año en el dolmen del Pendón, ubicado en la localidad burebana de Reinoso, es que el 30% de los restos hallados hasta el momento pertenece a niños, algo inusual en este tipo de monumentos. La población infantil enterrada va desde fetos, neonatos, bebés y niños de hasta 15 años. Los arqueólogos, que han estado trabajando durante todo el mes de septiembre, no tienen una cifra exacta de las personas que hay enterradas, pero creen que «supera el centenar». Por lo que sí estarían en lo cierto, habría unos 30 niños.
El dolmen sigue proporcionando sorpresas, y otro de los descubrimientos a resaltar en esta campaña es la constatación en la entrada del pasillo de unas lajas de arenisca de color rojo. Componen la delimitación del corredor, el inicio de la tumba, que frente a lo que es el diseño original de piedra calizas de color blanco, estas areniscas son rojizas. El contraste cromático es bastante habitual en los dólmenes y es un recurso escénico que los propios constructores utilizaban para dar mayor vistosidad y para recrear un el mundo de color que les rodeaba. 
La tumba es la representación de la casa de los muertos y en ella se refleja su universo, lo que se ve, lo que más gusta. «Este contraste lo hemos documentado en otros dólmenes y sigue siempre el mismo patrón. Desde el punto de vista arquitectónico es de lo más sobresaliente de este año», declara Manuel Rojo, director de la excavación. También se han encontrado huesos en el pasillo, en la avenida principal que daba a la cámara, probablemente pertenecientes a las primeras personas que fueron enterradas.
En esta campaña se ha encontrado un rico ajuar.En esta campaña se ha encontrado un rico ajuar. - Foto: S.F.L. Los restos óseos se dispersaron y formaron parte de la vía ritual que realizaron los últimos ocupantes del dolmen, probablemente los mismos que construyeron la pila funeraria. El hecho ceremonial final de la clausura va acompañado también del esparcimiento de los huesos primitivos formando un pasillo desde las lajas hasta el inicio de la cámara. Según Rojo, el aspecto que tienen los huesos repartidos es completamente distinto a los de la cámara, que se encuentran mucho mejor conservados. Están más fragmentados, con una textura menos lisa como que hubiesen permanecido más expuestos a la acción de las raíces y a la superficie.  «Nos da la sensación de que el pasillo está compartimentado en tres partes, pero lo investigaremos en otras campañas», afirma el arqueólogo. 
Además, en esta excavación, que terminó ayer, ha sido desenterrado  un rico ajuar propio de los monumentos de este tipo. En este periodo especialmente se han encontrado múltiples cuentas de collar de piedras semipreciosas, láminas de sílex y alguna punta de flecha entera. 
UNA MIRADA HACIA EL FUTURO.

El sepulcro megalítico data del año 3.300 antes de Cristo. Con los restos encontrados en esta cuarta campaña, el equipo pretende llevar a cabo una investigación multidisciplinar de la población que estuvo asentada en la zona hace más de 5.000 años. Realizarán un análisis complejo del ADN, que les permitirá hacer estudios de isótopos y conocer el sexo de cada uno, su edad o enfermedades que padecieron.
Las lajas de arenisca que el arqueólogo Manuel Rojo señala delimitan el pasillo de la tumba.Las lajas de arenisca que el arqueólogo Manuel Rojo señala delimitan el pasillo de la tumba. - Foto: S.F.L.Manuel Rojo, que a parte de ser arqueólogo es catedrático de historia en la Universidad de Valladolid,  apuesta por que el monumento sea un referente a nivel nacional por el proceso de excavación que se ha llevado a cabo. «Voy a proponer al Ayuntamiento de Reinoso y a las administraciones públicas una serie de actuaciones novedosas para continuar con la excavación», manifiesta. 
En primer lugar, desea poder profundizar en el área que rodea al dolmen con la finalidad de documentar una ocupación anterior y en segundo lugar, dar una mayor visibilidad al monumento para que los visitantes aprecien su importancia.
El proyecto está promovido por el Consistorio de la pequeña localidad. Los vecinos están colaborando de manera activa y tienen mucho interés en la cultura y la historia. Este año, junto con el apoyo económico de la Junta, se ha ejecutado la campaña de investigación.