"Es duro decirlo, pero las huelgas son necesarias"

Adrián del Campo
-

La nueva secretaria comarcal de la Unión General de Trabajadores, Sonia González, llega al cargo tras ocho años colaborando con el sindicato. Se fija como primer objetivo las personas porque eso es lo que más le llena, "ayudar a la gente"

La nueva secretaria comarcal de la UGT en la Ribera, Sonia González. - Foto: A. del Campo

Sus inicios en el mundo del sindicalismo si sitúan en 2011, cuando entró en las listas de las elecciones sindicales de la empresa para la que trabaja: Verdifresh. Aceptó y ganaron por mayoría absoluta. Empezó de cero y tras aumentar experiencia se convirtió, hace tres años, en la presidenta del Comité de Empresa y recientemente la han nombrado delegada de la Sección Sindical de Verdifresh a nivel estatal. Desde hace unas semanas, Sonia González también ha asumido la Secretaría Comarcal de la Unión General de Trabajadores (UGT) en la Ribera. Ya establecida en su nuevo cargo, dentro del sindicato con el que siempre ha trabajado, cuenta sus objetivos y analiza la situación de la comarca. 

¿Por qué decide dar este paso y asumir la Secretaría Comarcal de UGT?

Mi inquietud hacia todos los temas sindicales ha ido creciendo a lo largo de estos años y por ello, mis conocimientos obviamente también. Aquí hemos estado de la mano de Modesto Rioseras, que nos ha enseñado muchísimo, y este puesto se estaba quedando vacante porque él por motivos personales decidió dimitir, y con el apoyo de Pablo Dionisio Fraile, que es el secretario general de UGT en Burgos, y de Modesto, me ofrecieron el puesto y me presenté. 

¿Les costó mucho convencerla?

No les costó nada, la verdad. La verdad es que me paso el día en el sindicato, me encanta estar aquí, me encanta ayudar a la gente, me gusta mucho saber que has ayudado a alguien, alguien que viene de fuera, que le han hecho alguna faena en alguna empresa, claro, los trabajadores no tienen conocimiento de las leyes que les amparan, y aquí en el sindicato desde luego que sí. Eso me gusta mucho, el poder ayudar a la gente. 

¿Cuáles son sus objetivos al frente de esta Secretaría Comarcal?

Mi primer objetivo son las personas, llámalos afiliados, delegados, militantes... porque son ellos los que forman las siglas de UGT y el poder ayudar a cualquiera que lo necesite, vuelvo a repetir. El que venga alguien y te diga, no sé si puedo pedirme una excedencia... Entonces el ayudar a esas personas vale mucho, que se vayan de aquí diciendo, ya sé cómo va el tema, ya sé cuáles son mis derechos. Porque mucha gente no sabe cuáles son sus derechos y aquí se los explicamos y matizamos para que puedan compaginar su vida laboral con la familiar, que es muy importante.

De lo que se ha hecho hasta ahora en UGT en la comarca, ¿hay algún punto a reforzar?
La línea que llevamos durante estos años creo que no está mal. Seguir ayudando a la gente, negociando convenios, asesorando a todos los delegados que están en elecciones sindicales y asesorando a los nuevos delegados, que es muy importante también porque hay gente que viene nueva que no tiene ni idea, lo que me pasó a mí en 2011. Entonces, el poder ayudarles y guiarles es muy importante.

A veces la imagen es que los sindicatos no llegan al ciudadano, ¿hay mucha gente que dé el paso para sindicalizarse? 

Es cierto que la lucha sindical ha sufrido muchos cambios en estos años, acorde con la vida, me refiero a la digitalización, labores sociales y a la forma de divulgar y reivindicar cualquier información. Esto no quita que el salir a la calle sea importante. Es cierto que hay gente que piensa que los sindicatos están anticuados, pero todo lo contrario, estamos en las redes sociales, seguimos saliendo a la calle, porque salir a la calles es muy importante, es muy importante porque te tienes que hacer ver, me refiero a nivel de todo, de sindicatos, de plataformas por la sanidad, el ferrocarril, la A-11... Hay que animar a la gente a que se afilie a un sindicato porque aquí les podemos ayudar y seguramente vivan mucho más tranquilos.

¿Qué es lo que está fallando para que la gente tenga esa imagen anticuada de los sindicatos?

Creo que al modernizarnos tan deprisa con internet o las redes sociales, los sindicatos se han quedado un poco a un lado. Hace 40 años había gente que hacía huelga 30 días y ahora mismo hacer un día una huelga es como ¡ay dios mío! No entra en la cabeza de la gente, y son necesarias. Es duro decirlo, pero las huelgas son necesarias. Los sindicatos se ven como cosas de nuestros padres o abuelos, pero no, son cosa de hoy, nos hemos modernizado y estamos para ayudar. Ahora mismo hay muchas más empresas que había antaño y realmente hay muchos abusos por parte de muchas.

El hecho de que no se hagan tantas huelgas, ¿se puede interpretar como una relajación de los sindicatos?

No lo sé. La verdad es que la sociedad ha cambiado tanto... Antes nuestros padres tenían dinero ahorrado y se podían permitir 15 días sin trabajar, pero ahora parece que vivimos al día. En esta sociedad tan consumista no tenemos ese dinero ahorrado como para podernos permitir el lujo de decir, me tiro tres días de huelga, que tengo dinero para vivir. Antes nuestros padres y nuestros abuelos guardaban y guardaban, y ahora la sociedad consumista es gastar y gastar.

Uno de los grandes problemas de Aranda es el éxodo de jóvenes, ¿cómo de importante es frenar esta fuga?

Es muy importante la juventud. Tener a los jóvenes con trabajo es lo que va a dar vida a la comarca. Si todos los jóvenes se van, la comarca se muere. Entonces es muy importante que se abran nuevas empresas, que se contrate a gente joven y que se queden en Aranda y la comarca, sobre todo en los pueblos, que se está yendo la gente.

El mercado laboral de Aranda es desigual, hay más mujeres en el paro y firman menos contratos, ¿cómo se puede equilibrar la balanza?

Tenemos que luchar porque eso se iguale. Tenemos que tener una igualdad en temas laborales, sociales y en todo tipo de temas. Hay que conseguir llegar a la igualdad.

Estamos a las puertas de la vendimia, ¿qué se está haciendo desde UGT?

Estamos manteniendo reuniones con bodegueros y empresarios. El lunes (por hoy) vamos a tener una con bodegueros, Policía Nacional y Guardia Civil para controlar que no haya trabajadores ilegales, que los trabajadores que haya que sean legales y que no les mengüen sus derechos. Hay por ahí alguna empresa de intermediarios que está intentando menguarles los derechos. Entonces desde el sindicato lo que intentamos hacer es que todo sea legal y que la persona que viene a trabajar se lleve su sueldo como debe.