scorecardresearch

Música llena de historia

Ó.C.
-

Pancorbo recupera el órgano de la iglesia de San Nicolás. Esta tarde, el primer concierto

Norbert Itrich, ante el órgano de la iglesia de San Nicolás de Pancorbo. - Foto: Ó.C.

La iglesia de San Nicolás de Pancorbo abrirá sus puertas esta tarde (19.00 horas) para vivir un momento especial. La fecha está apuntada por feligreses y vecinos porque tras años olvidado, el viejo órgano sonará de nuevo entre los muros del templo. Muchos escucharán la peculiar música de este elemento de 1797 por primera vez. De sus tripas brotarán las notas gracias al trabajo realizado en los últimos meses por el polaco, Norbert Itrich. A él, le gusta decir que las horas invertidas servirán para «poner en marcha al rey de los instrumentos», define el organista, sentado en el lugar en el que protagonizará el concierto de mañana.

Las tareas para que el sonido recuperara el esplendor han sido largas, aunque Itrich puntualiza que el instrumento todavía se tiene «que asentar» para dar el trabajo por finalizado, aunque ese proceso puede durar años. Aún así, mañana sonará con precisión después de múltiples ajustes, aunque el artífice asume que «siempre pueden mejorarse cosas». Dentro del camino recorrido, detalla que tuvo que cambiar el teclado y también «unos conductos de metal que están para que salga el aire y que se los comieron las ratas». La puesta en marcha final ha tenido un cierto retraso por la instalación del nuevo motor que han instalado para que el instrumento tenga el aire que necesita.

Itrich recuerda que cuando arrancó con el encargo observó que el órgano «por dentro tenía solo el 50% de los tubos». No han repuesto todos, porque todavía queda una pequeña parte «que colocaré más adelante», avanza Itrich, que ha tenido que ajustarse a un presupuesto de 5.000 euros, para que en la iglesia de San Nicolás vuelva a escuchar su órgano «y que lo haga bien».

En la actuación al margen de la música, habrá una explicación sobre cómo funciona y qué se puede esperar de este instrumento. Esa parte didáctica importa al protagonista, «porque también me interesa que las personas sepan qué tiene dentro el órgano». En su interior, cuenta con más de mil tubos en un ejemplar con «un contenido musical barroco». Esto quiere decir que «tiene el teclado partido, por lo que aunque sea pequeño de 44 teclas, puede hacer sonar dos instrumentos», aclara Itrich, que añade que con todos los registros que tiene «podemos hacer sonar diferentes timbres y diferentes alturas». Sobre las características del mueble detalla que presenta una evolución hacia lo neoclásico.

Las últimas semanas han sido especiales para Itrich que reconoce que esa sensación de «hacer sonar algo que estaba medio abandonado, nunca se olvida», admite el músico, que invita a la gente a ir a Pancorbo para comprobar el resultado.

En la iglesia, su párroco explica que la recuperación ha llegado gracias a la aportación del Ayuntamiento de Pancorbo, que dio 2.500 euros, pero también han resultado fundamentales las aportaciones de los propios feligreses «que han colaborado mucho». De aquí en adelante espera que haya quien toque el órgano, para que no quede en el olvido.