Derriban una fachada del Niño Jesús por peligro de derrumbe

L.M.
-
Operarios de Dragados comenzaron ayer al mediodía el derribo de la fachada que da al interior del patio, y que se volverá a levantar. - Foto: Valdivielso

La empresa ejecutora registró ayer en el Ayuntamiento un acta notarial donde se explican las razones de este cambio de planes en un edificio protegido. El resto del inmueble no se tocará

La dirección de obra de los trabajos de construcción de 25 pisos de lujo en el antiguo colegioNiñoJesús, edificio protegido, registró ayer por la mañana en el Ayuntamiento un acta notarial, es decir, de su propia responsabilidad, para iniciar el derrumbe «inmediato» de una de las fachadas del pabellón más próximo a la calle Aparicio y Ruiz, en la parte trasera.

La empresa Dragados, que se adjudicó el proyecto elaborado por BSAConsult por 6 millones de euros, había arrancado estos días la excavación de los sótanos de aparcamiento cuando se produjo un colapso del terreno «por la escasa calidad constructiva del pabellón», lo que provocó «daños irreparables» en la portada. Dado el «carácter urgente», y al estar supervisado bajo un notario, iniciaron de inmediato la orden de demolición «controlada y con carácter de urgencia», a cargo de la propia Dragados, con el fin de evitar males mayores al conjunto edificado, a los inmuebles cercanos y a los propios trabajadores de la compañía.

Los técnicos municipales estudiarán la documentación acreditada por la empresa durante los próximos días, aunque únicamente podrán valorar el cumplimiento del derribo, ya que una vez iniciados los trabajos de demolición no se podrá constatar los «daños irreparables» de los que habla la mercantil española.

En la fachada en cuestión, que desaparecerá en breve, la dirección de obra asegura no hay ningún elemento decorativo «relevante», y sí prevén la recuperación de los elementos pétreos (zócalos, vierteaguas o claves de arcos) contenidos. El pabellón del que forma parte este frontal fue construido en 1910 como ampliación del centro educativo y «no presenta unas características constructivas, estructurales y estéticas iguales al nivel del resto de edificios principales», según argumenta la dirección de obra. De hecho, no contaba con protección hasta el cambio del Plan General de Ordenación Urbana de noviembre de 2016, aprobado por el Pleno.

 

COMIDA ATRAGANTADA

Los vecinos de los bloques cercanos, especialmente los del número 18, fueron los primeros en avisar a la Policía Local cuando comprobaron que se estaba tirando parte de la fachada. Sin embargo, los agentes acudieron a la llamada, sin conocer el escrito presentado horas antes en el Ayuntamiento.

La plataforma vecinal ha abogado desde el principio por la conservación de la fachada original del inmueble, que antes de ser colegio ocupó las funciones de Banco de España hasta su traslado a la calle Vitoria (actual Subdelegación del Gobierno).