Fomento estudia fórmulas para compensar al transporte en bus

SPC
-

La consejería admite que deberá repensar con el sector el diseño del nuevo modelo de transporte de viajeros por carretera en línea con lo que decida el Gobierno

Fomento estudia fórmulas para compensar al transporte en bus

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente estudia diferentes fórmulas para compensar a las empresa de transporte de viajeros por carretera el impacto que tendrá en sus cuentas las limitaciones impuestas para evitar la propagación del coronavirus. De esta forma, una vez llegue la ‘desescalada’, tratará de abordar con el sector cómo mantener el equilibrio de las concesiones y cómo atender el servicio.  

El departamento de Juan Carlos Suárez-Quiñones, según fuentes consultadas por Ical, mantiene una comunicación “constante” con el tejido empresarial de la Comunidad y su compromiso es aplicar medidas que ayuden a paliar los efectos del confinamiento y de las limitaciones sobre el transporte público, una de las demandas que hizo Castilla y León al Gobierno para contener el avance de la pandemia.

En ese sentido, la Consejería de Fomento es consciente del impacto que tiene sobre las empresas la limitación del 25 por ciento de la oferta, así como la ocupación de un cuarto de los vehículos, para mantener la distancia de seguridad frente al virus. Todo ello, se alarga ya casi un mes y medio, por lo que entiende que será necesario intervenir para mantener el equilibrio de las concesiones.  

Todo ello, cree, obliga a repensar con el sector el diseño del nuevo modelo de transporte puesto que considera que mientras no exista una vacuna y un tratamiento definido contra el coronavirus la movilidad continuará restringida en alguna medida. Además, admitió que limitar la ocupación y otras medidas de protección incrementa el coste del servicio para las empresas.  

De la misma forma, Fomento también es consciente de que tendrá que abordar cómo se regula y presta el servicio de transporte escolar, que en algunas zonas se encuentra integrado con el general. A todo ello, según la Consejería, se une la recomendación de utilizar el coche privado, frente al transporte público, así como a los cambios en la oferta  ferroviaria, urbana y metropolitana.  

Por ello, la Junta espera a que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y las comunidades autónomas aborden como debe ser a partir de ahora la movilidad en el país, de acuerdo también a las implicaciones del turismo.  

Sistema concesional

En la actualidad, el sistema concesional de los servicios de transporte público, en todo o en parte deficitario, que se prestan en Castilla y León, se articula a través de 148 concesiones o contratos de titularidad de la Administración autonómica, 77 autorizaciones administrativas especiales, 13 taxis rurales con reiteración de calendario y horario y 30 concesiones de titularidad del Estado, con tráficos autonómicos.

La Junta sostiene que el índice de ocupación media en cómputo anual de este tipo de transporte no llega a cubrir los costes de explotación. De un total de aproximadamente 1,7 millones de expediciones anuales, el 90 por ciento son deficitarias. Al tratarse de un servicio público, la Junta financia este déficit con la convocatoria de unas ayudas, que en 2019 ascendieron a 12,9 millones. De esta forma, en los últimos cinco años el esfuerzo hecho se acerca a los 62,5 millones.

Estos fondos contribuyen al mantenimiento del tejido empresarial y el nivel de empleo afectando a 110 empresas y unos 3.000 empleos directos vinculados al sector del transporte regular de uso general interurbano de Castilla y León.  

Mapa listo

La crisis sanitaria del Covid-19 frenó en seco la aprobación del decreto sobre el Mapa de Ordenación de los servicios de transporte de viajeros por carretera. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente informó de que tenía el texto listo para ser aprobado por el Consejo de Gobierno y sometido a participación pública en el portal de Gobierno Abierto.

Sin embargo, la consejería consideró que la vigencia del estado de alarma y la suspensión de los plazos administrativos no permitía afrontar el proceso de puesta en marcha del nuevo transporte de viajeros de Castilla y León. Además, ahora es consciente que los criterios sobre frecuencias, itinerarios o rutas deberá adaptarse a las nuevas necesidades.  

Este mapa es la propuesta que definirá los anteproyectos de explotación, en el que se iban a detallar las características de las nuevas líneas de transporte, que se debían licitar. Sin embargo, la Junta es consciente de que tendrá que hacer primera un análisis sobre la situación del tejido productivo de la Comunidad, para ver si está en condiciones de afrontar el concurso público.