"No hay una razón técnica"

Agencias
-

El Gobierno madrileño insiste en que cumple con los criterios y amenaza a Sanidad con ir a los tribunales por este «castigo político»

"No hay una razón técnica" - Foto: Comunidad de Madrid

Ya se lo esperaban, pero no por ello su confirmación dejó de doler. Desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid volvieron a cargar ayer duramente contra la decisión «política, que no técnica» del Ministerio de Sanidad de no permitir a la región avanzar en la desescalada, apuntando, además, que no descarta recurrir a los tribunales.  
Si bien el director del Centro de Alertas Sanitarias, Fernando Simón, puso en valor los «progresos» de la Comunidad, finalmente se decidió mantenerla como estaba, una opción criticada por la presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso, quien recordó que los comercios de Madrid «se arruinan» y cada semana se pierden en torno a «18.000 empleos».
La mandataria conservadora censuró, asimismo, que el Ejecutivo central no les deje pasar de fase, lo que lleva a que esta siga «paralizada». «No hay explicación técnica. No somos la región que más porcentaje de contagio tiene. Estamos preparados», incidió, al tiempo que remarcó que «Madrid ha cumplido».
Por eso mismo, a última hora de la tarde, anunció que pedirá formalmente a Sanidad un informe para conocer los «criterios objetivos» del rechazo a la petición de pasar a la fase 1, y de no recibirlo o comprobar que se ha perjudicado «deliberadamente» a los madrileños tomará «medidas legales». 
«Es un ataque político», insistió, que forma parte de «una campaña inaceptable que están haciendo» su Gobierno, calificando de «arbitraria» la conducta del Ejecutivo central con la región y reclamando «transparencia para conocer los motivos reales de esta decisión».
Al respecto, argumentó que la región cuenta con «la evolución positiva de todos los marcadores requeridos» y subrayó alguno de ellos, como el número de pacientes hospitalizados, que ha bajado un 86 por ciento, así como el número de camas de hospitalización necesarias, que lo ha hecho en un 91,61 por ciento, indicó. A su juicio, existe un «agravio comparativo con Madrid», porque la región es una de las que cuenta con más pacientes curados por 100.000 habitantes (603,28) superando a Asturias, Baleares, a Extremadura, a Aragón, a Cantabria y a Navarra, «todas en fase 1», subrayó.
En la misma línea se pronunció el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, que espetó que la decisión del Gobierno central «no ha sido técnica, sino política» y condena a «miles de madrileños a la ruina». Para dirigente de Ciudadanos en Madrid, el Ministerio de Sanidad «no ha presentado ni un solo argumento» que «justifique» que la Comunidad no pueda pasar de fase en la estrategia de desescalada. «Cumplíamos y se han opuesto. Están condenando a miles de madrileños a la ruina y destruyendo el motor económico de España», remachó.
Además, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, pidió al Gobierno de Pedro Sánchez que «reconsidere» su negativa, decisión que ella enmarca en la «cerrazón» del Ejecutivo, pues entiende Madrid «cumple» con los requisitos exigidos. Por ello, reclamó «transparencia» para conocer los motivos, pues una «apreciación de injusticia se puede quitar siendo transparente». 


Basta de victimismo

Sin el portavoz de Más Madrid en la Asamblea, Pablo Gómez Perpinyà, pidió a Díaz Ayuso que se ponga a trabajar para pasar de fase, al tiempo que le reprochó que la Comunidad «no se merece la imagen pésima que está dando su Gobierno». «Si la presidenta de la Comunidad guardar un rato entre escándalo y escándalo para hacer los deberes con la desescalada, hoy Madrid no seguiría en la misma fase», lanzó.
«Lo mínimo que esperamos es que la presidenta no le eche una vez más la culpa al profesor de su mala nota en el examen. Que se ponga a trabajar para el siguiente, con discreción y sin alentar manifestaciones ilegales», zanjó.