"A mí me gustaría ser el alcalde de esta ciudad en 2021"

Á.M.
-
Javier Lacalle, en la Plaza Mayor. - Foto: Alberto Rodrigo

Javier Lacalle, el hombre que no iba a estar aquí, llega al final de la campaña con un discurso contundente frente a sus adversarios y claro respecto a sus intenciones: mantener el gobierno e intentar formar una coalición

No se rinde. En el peor contexto electoral para los ‘populares’ desde su refundación, Lacalle cree que las pasiones desatadas en los comicios generales han atemperado los ánimos y dice percibir un regreso de sus votantes que podría facilitar su continuidad al frente del Ejecutivo local. Eso sí, no esconde que necesitará compañía y que la incertidumbre, a 48 horas de votar, es importante.

No esperábamos hacerle esta entrevista...

Siempre que hay unas elecciones hay que pensar y meditar si uno da el paso o no. En este caso se valoró en su día y se tomó una decisión. Podía haber sido, o no.

Usted llegó a decir a sus concejales que no iba a ser el candidato.

Yo, en público o a algún medio, nunca me he pronunciado al respecto. Lo normal es pensar, analizar qué es lo que uno puede ofrecer o no. Una vez analizado, tomar una decisión.

Javier Lacalle, año 2011: «En mi caso tengo claro que me centraré todo el día en el Ayuntamiento y que no espero compatibilizar el cargo con ninguna otra responsabilidad». ¿Y bien?

En el año 2016 se me ofreció la posibilidad de compatibilizarlo con el Congreso y dije que no. A partir de ahí, se me ha insistido especialmente en esta ocasión. Ayer (por el miércoles) estuve en el Senado con el alcalde de Jaén, de Guadalajara o de Huesca y lo que se nos ha pedido es que pueda haber una voz de los ayuntamientos en la cámara territorial. En esta ocasión he dicho que sí.

¿Cuánto va a durar su legislatura?

Lo que dura una legislatura. Cuando me presento a algo lo hago con esa ilusión. A partir de ahí, el tiempo dirá, pero a partir de hoy me presento para cumplir con la responsabilidad que me den los ciudadanos.

Entonces la maniobra del Senado no es ni para ser aforado ni para ofrecer su cabeza en sacrificio y facilitar posibles pactos...

Es que no hay maniobra que valga. Yo he sido alcalde y quiero continuar siendo alcalde de la ciudad. Se me ha ofrecido la oportunidad de tener voz en el Senado como la tuvo Juan Carlos Aparicio durante los ocho años que fue alcalde o como la tienen otros alcaldes de España. Es bueno para la ciudad que los problemas de Burgos tengan una voz en Madrid.

¿Empeña usted su palabra política y personal en que va a estar los cuatro años del mandato en este ayuntamiento?

Yo nunca puedo hablar de futuro, no puede hacerlo absolutamente nadie. Yo me presento para poder cumplir con el mandato que me den los ciudadanos.

Usted sí puede decidir quedarse aquí cuatro años. El acta de concejal es personal.

Lo que estoy diciendo es que me presento para cumplir con lo que los ciudadanos decidan el domingo, y pretendo seguir teniendo la responsabilidad de llevar el gobierno.

Le han acusado de llevar demasiados años en esto.

Eso equivale a tener una experiencia y un conocimiento que es lo que necesita en estos momentos la ciudad. Burgos no está para experimentos y algunos podemos acreditar una gestión que otros no pueden. Hay otros que no llevan muchos años en esta casa pero sí en política y que son unos auténticos veletas que han pasado ya por tres partidos políticos diferentes. A mí nadie me podrá acusar de no haber tenido las cosas claras. El señor Marañón nos viene hablando de futuro y renovación, pero es un señor que lleva más de 25 años en política y ha pasado por tres partidos. Y los que pasará. Esos políticos veleta no le convienen a la ciudad.

No parece que ese discurso de la confrontación vaya a facilitar mucho sus potenciales acuerdos.
Confrontación no, esta es la realidad. Alguien dice que llevo muchos años y yo lo que digo es que él lleva los mismos años que yo en política, con la gran diferencia de que él es una persona veleta que ya ha pasado por tres partidos.

¿El próximo gobierno será en coalición o no será?
Puede ser en coalición o en minoría. Esta legislatura lo ha sido en minoría y con muchísimo esfuerzo lo hemos sacado adelante. Yo creo que sería bueno un gobierno en coalición porque aporta más personas con responsabilidades a la hora de gestionar las áreas.

¿Y si en esa coalición tiene que entrar VOX, que entre?

No se puede aventurar quién tiene que estar o dejar de estar. Estamos a tener la mayor representación posible para dar estabilidad al Ayuntamiento. No es lo mismo gestionar con cinco concejales que con diez.

En 2015 reiteraron insistentemente que debía gobernar la fuerza más votada. ¿Mantienen el discurso ahora?

Eso se lo cargó el PSOE. Mantuvimos durante mucho tiempo esa regla de juego, pero la rompió el PSOE cuando Sánchez decidió gobernar sin ser la fuerza más votada. A partir de ahí ese discurso es abierto y eso ya no tiene ningún sentido.

En esta campaña me suena todo a viejo, y hablo por todos: vamos a arreglar Gamonal, vamos a atraer industria, vamos a generar empleo, vamos a, vamos a...

Esa es la diferencia de los que hemos demostrado haberlo cumplido. Si hablamos de empleo puedo decir que hay 7.000 personas más trabajando en la ciudad que cuando yo llegué a la Alcaldía. En eso influyen muchos factores, pero hay 7.000 familias más trabajando. El trabajo que se ha hecho con el diálogo social o los mil empleos con las nuevas inversiones en Villalonquéjar... Se han tomado medidas que han contribuido a generar ese empleo.

Entre 2007 y 2011 se produjo la mayor destrucción de empleo de la historia de la ciudad y gobernaba el PP con usted de vicealcalde.

Yo estoy hablando desde que soy alcalde. Hablo de mi época. La realidad del empleo es de cada una de las ciudades y de cada una de las provincias, y algo tiene que ver el Ayuntamiento cuando se generan oportunidades e inversiones.

Vuelven las elecciones y regresan los planes para Gamonal.

Allí hemos hecho actuaciones históricas, como ha sido su conexión con el bulevar, Santa Bárbara y el nuevo viario, el parque de San Bruno, el parque Félix...

Obras gestionadas entre 2007 y 2011, época de la que acaba de decir que no responde cuando se trata de hablar de empleo...

He dicho que no era mi responsabilidad como alcalde, pero yo no reniego del tiempo que he sido vicealcalde porque la transformación de Burgos la empezamos a llevar a cabo en 2004/2005. Hubo una que se quedó en el camino, que fue el bulevar de la calle Vitoria. A mí me hace gracia, me suena incluso ridículo escuchar al señor De la Rosa decir que hay que ampliar las aceras de la calle Vitoria, hacerlo más humano e incorporar zonas verdes. Es decir, exactamente el proyecto que se propuso en su día y él fue a la cabeza de la manifestación. A mí se me caería la cara de vergüenza.

¿Cuáles son los retos de la ciudad?

Continuar con inversiones y mejoras en servicios públicos. Hay que incrementar la promoción de Burgos y el empleo y la industria. Esos son los cuatro ejes. Hay que llevar el bulevar hasta el paso de la Sedera, ampliar el Archivo Municipal y la biblioteca de Gamonal, construir la escuela infantil de Río Vena y el cívico de Fuentecillas... Hay equipamientos necesarios. Es el momento de tener un pabellón expositivo para muchas actividades que hoy no se pueden hacer, un espacio de unos 12.000 metros cuadrados; hay que dar permeabilidad al cerro de San Miguel, debemos ser más ambiciosos en la propuesta cultural, generar un nuevo sector industrial...

Como el CAE. Lo anunció hace meses y no hemos vuelto a saber nada...

Se ha trabajado en él y ya existe un documento base, pero conlleva muchos estudios. Hay que aprobar la modificación del PGOU y gestionar ese suelo, que llevará su tiempo. En cuanto a la promoción de Burgos, creo que el año 2021 puede ser una oportunidad histórica para Burgos.

¿Estamos de acuerdo en que Promueve ha sido un fiasco?

Completamente. Fue una entelequia del PSOE y de Cs que da para lo que da. Se hizo desaparecer al Plan Estratégico y tenemos una sociedad, Parkmusa, a la que se han encomendado nuevas funciones, pero tiene unas limitaciones presupuestarias y de recursos humanos, además de dificultades desde el punto de vista contable. Promueve no es un fin en sí mismo, es un medio, pero algunos lo ven como un fin en sí mismo.

Su planteamiento de nuevas peatonalizaciones no parece ambicioso. Habla de calles como Trinas, pero no de otras como Vitoria o Santander. ¿Por qué no ser valientes?

Nadie me podrá acusar de no haber sido ambicioso con peatonalizaciones como la calle Valladolid, San Lesmes o el puente de Santa María. Dicho eso, debemos ser ambiciosos y no descarto ninguna acción. Hablar de soterrar el tráfico en la calle Valladolid hoy no tiene sentido porque hay alternativas para la movilidad, caso del bulevar.

¿No le da pena no haber ejecutado el proyecto de Herzog y De Meuron en su integridad aunque fuera por fases?

Entrando en crisis, había actuaciones que eran discutibles. Lo que hemos hecho con el puente de Rebolledas se ha hecho por cinco millones cuando de la otra forma eran más de 20. Las cosas hay que enmarcarlas en el contexto. Lo obligatorio era poner en servicio el espacio que ocupaban las vías. ¿Que en el futuro se pueda urbanizar con ese diseño Esteban Sáez Alvarado y Juan Ramón Jiménez? Bueno, todo se puede estudiar, pero no es tan prioritario. Creo que lo siguiente debe ser el tramo desde el Hospital del Rey al paso de la Sedera.

¿Qué sensaciones tiene de cara al domingo?

Son momentos de mucha incertidumbre. Lo que percibo durante este mes es cercanía. Ha habido gente que ha votado con su mejor intención a alguna formación concreta y sé que ahora parte de esa gente va a votar al PP. Yo pido que se vote en clave local. Quiero ser optimista y percibo sensaciones diferentes.

Qué cosas. Usted que tan crítico fue con la convocatoria de las elecciones generales y al final va a resultar que le vienen bien.

No lo sé. Fui crítico y me parece una barbaridad hacer dos elecciones en un mes. Si ha sido mejor o peor se lo cuento el lunes.

¿Dónde le hago una entrevista en 2021?

Yo creo que ese año mágico puede marcar un antes y un después para la ciudad y a mí me gustaría ser alcalde de Burgos en el año 2021. Se lo digo alto y claro: me gustaría que en 2021 me hiciera esa entrevista como alcalde de esta ciudad.