La Junta piensa ya en el Divino Valles para los pacientes de San Juan de Dios

R.P.B. / Burgos
-
AntonioSáez habló con los preocupados trabajadores del Hospital de San Juan de Dios antes a su llegada al HUBU. - Foto: Valdivielso

El consejero de Sanidad insiste en que si este hospital lleva a cabo el cierre anunciado «serán atendidos en las mejores condiciones posibles» y rechaza que haya una 'deuda histórica' con este centro sanitario

Quizás fue un error cerrarlo.Tal vez las voces que en su día se mostraron contrarias al cierre del Divino Valles no estaban equivocadas y este hospital aún tenía la posibilidad de dar un buen servicio. Lo cierto es que el anuncio del cierre del Hospital de San Juan de Dios el próximo 31 de diciembre, en tanto la Junta se muestra contraria a negociar con la orden religiosa que gestiona este centro otras condiciones que no sean las actuales -postura que parece inamovible- está motivando que la administración regional esté pensando ya en qué hacer con los pacientes derivados de Sacyl que atiende San Juan de Dios.
Y el Divino Valles es una alternativa, como reconoció ayer el consejero de Sanidad: «del uso de los recursos públicos no descartamos nada». Antonio Sáez se reunió ayer en el Hospital Universitario de Burgos con los responsables del Servicio de Medicina Interna para tratar principalmente este asunto si el 1 de enero deja de prestar su servicio San Juan de Dios. «Estamos viéndolo con los servicios clínicos, a ver qué opiniones tienen, y muy pronto empezaremos a tomar decisiones para ver cuál es la mejor solución». El consejero volvió a garantizar una vez que los pacientes de San Juan de Dios «serán atendidos en las mejores condiciones posibles, en Burgos, sin ninguna duda».
Sáez, que a su llegada al HUBU se encontró en el vestíbulo con trabajadores de San Juan de Dios que protestaban por su situación y con los que charló durante unos minutos, repitió ante los medios de comunicación su granítico discursos respecto del hospital que ha anunciado el cierre: «La Junta de Castilla y León ha venido colaborando con la orden y con el hospital desde hace muchos años. Creemos que presta un servicio muy bueno a la sanidad pública a través de un sistema de conciertos, pero es una decisión que ha tomado la orden. La Junta no cierra ningún centro».
En este sentido, el consejero insistió en que la administración regional no desea el cierre de este centro sanitario. «Hemos trasladado en diversas ocasiones a la orden de San Juan de Dios el compromiso de mantener la actividad del hospital en los términos en los que se viene manteniendo en estos últimos años a través de un concierto que fue mejorado en los años 2007 y 2008 de manera importante, con un incremento en las tarifas superior al 15 por ciento y que además apoyó las necesidades de inversión a la obra, con más de 3 millones de euros, para realizar las mejores del hospital. Y queremos mantener el estatus desde el punto de vista del concierto».
Para justificar su postura inamovible el consejero esgrimió datos y comparó cifras. Dijo que en Castilla y León existe un centro similar (el Benito Menni de Valladolid) que atiende al mismo tipo de pacientes -cuidados paliativos y crónicos- con tarifas inferiores a las de San Juan de Dios «y que no tiene estos problemas de viabilidad».

«Otras fórmulas»

Con todo, Antonio Sáez quiso mostrarse conciliador y considero que podría «merecer la pena» volver a sentarse con la dirección de San Juan de Dios «y estudiar otras fórmulas que permitan introducir cambios en la gestión del hospital o del tipo que sean oportunos «partiendo del compromiso de la Junta de mantener la actividad en el centro como se ha venido haciendo y de mantener y garantizar una facturación como la de estos años en este 2014, en el 2015 y en años sucesivos».
Sáez subrayó que no hay ninguna ‘deuda histórica’ con San Juan de Dios. «Los conciertos de hospitalización se han reducido desde 2007 en el coste que supone para la sanidad pública en un 33 por ciento. En el caso de San Juan de Dios se han incrementado en un 16 por ciento. No hay ninguna deuda histórica». Sí reconoció que los pagos están atrasados y que serán actualizados a comienzos de 2015.
Por otro lado, el consejero admitió que la sociedad concesionaria del HUBU ha solicitado un nuevo modificado pero apuntó que se está tramitando. «Un modelo dinámico como éste forma parte de las reglas del contrato. No está resuelto todavía. Es un modificado que obedece al incremento de unidades y de superficie», concluyó.