El PSOE echará abajo la reforma para acabar con los aforados

SPC
-

El PP traslada la responsabilidad «única y exclusivamente» a los socialistas, quienes exigen incorporar el blindaje del gasto social para apoyarlo

El portavoz del PP, Raúl de la Hoz (i), charla antes de la comisión con el socialista, Luis Tudanca, y otra procuradora - Foto: Ical

La reforma del Estatuto de Autonomía para acabar con los aforamientos quedó ayer vista para sentencia. El rechazo del PSOE aboca a su fracaso cuando se vote en el próximo pleno de las Cortes, que se celebrará los días 3 y 4 de marzo, ya que sin el apoyo de los socialistas no saldrá adelante al requerirse una mayoría cualificada de dos tercios.
La Comisión del Estatuto cerró ayer la propuesta tras aprobarse con los votos de PP y Ciudadanos (9) y la abstención de PSOE y Grupo Mixto (8) la única enmienda que quedaba viva para la reforma, cuyo objetivo es acotar el régimen de inmunidad de los parlamentarios al territorio de la Comunidad, al igual que ocurre con los miembros del Consejo de Gobierno, por lo que podrían ser detenidos fuera del territorio autonómico si saliese adelante.
El portavoz socialista en las Cortes, Luis Tudanca, anunció la abstención de su grupo por ser una reforma «unilateral» de PP y Ciudadanos, que rechazaron las enmiendas del PSOE para que fuese más amplia e incluyese un suelo social y la renta garantizada de ciudadanía. «No habrá reforma sin blindaje del gasto social», sentenció.
Tudanca cargó contra los grupos que sostienen al Gobierno autonómico porque «por primera vez en la historia de esta autonomía» se presenta una reforma estatutaria sin consenso y echó de menos a la derecha «seria» de antaño. «Nosotros somos serios y no vamos a enjuagar con nuestros votos el pacto indigno entre PP y Ciudadanos», dijo.
El líder del PSOE argumentó que «nadie ha discutido la eliminación de los aforamientos» pero criticó duramente la «vía unilateral» de dos grupos que votaron en contra de las propuestas socialistas. Con todo, Tudanca seguirá dispuesto al diálogo tras el fracaso de la reforma actual, que bloqueará el nuevo procedimiento durante un año.
También la procuradora del Grupo Mixto Laura Domínguez (Podemos) afirmó que tienen «claro» que se debe acabar con los aforamientos pero el debate «trasciende» esta materia porque «se pierde una oportunidad histórica de acometer una reforma mucho más amplia en contenidos sociales». «PP y Ciudadanos actúan por libre y no tienen en cuenta a los demás, por lo que no hay consenso y la reforma no saldrá adelante», zanjó.
El portavoz del PP, Raúl de la Hoz, asumió que no podrán eliminar los aforamientos sin los votos del PSOE, al que acusó de poner «excusas y trabas» continuas como consecuencia del pacto alcanzado en Madrid por su partido y Podemos. De la Hoz sentenció que el fracaso de la reforma es «única y exclusivamente voluntad» del PSOE y comentó que «no caben excusas y apelaciones a cosas que no son objeto del debate. Son ellos los que no quieren».
David Castaño (Cs) se mostró «optimista» en que finalmente los socialistas apoyarán una reforma para acabar con «antiguos privilegios» de los políticos y ofreció a los socialistas sentarse para seguir negociando hasta el final. «Estamos a un paso de hacer realidad una demanda que tiene consenso social y nuestra puerta está abierta», dijo.
Una vez cerrado el trámite y la designación de miembros de la ponencia que informará la propuesta de reforma, se abre un plazo hasta el 26 de febrero para que los grupos presenten sus votos particulares antes del pleno, según informa Ical.