La apertura de la calle Silverio Velasco será inminente

B.A.
-
Tramo de la calle Silverio Velasco cerrado y que desemboca en Carrequemada.

El Ayuntamiento ya ha aprobado la modificación del proyecto. Ahora los propietarios deben de solicitarle la recepción de la obra para que la vía pueda abrirse al tráfico y a los peatones

Es cuestión de semanas que el tramo de la calle Don Silverio Velasco, que comunica las calles Pedrote y Carrequemada pueda abrirse al tráfico en ese sentido y también al paso de peatones. Una buena noticia que ayudará a aliviar el tránsito en una de las zonas de la capital ribereña donde más concentración de vehículos suele haber. 

El Ayuntamiento de Aranda, como señala su concejal de Obras, Alfonso Sanz, ya ha aprobado en junta de gobierno local el modificado del proyecto de reparcelación de la unidad de actuación ARU-14 Obispo Velasco, como se denomina a esta zona y así se lo ha comunicado a la Junta de Compensación del mismo. «Ahora estamos a la espera de que ellos nos soliciten la recepción de la obra. Cuando esto suceda los técnicos revisarán que lo que hay en este espacio se corresponde con el modificado del proyecto aprobado. En el caso de que algo esté dañado o falte se les requerirá para que lo añadan o reparen», expresa el edil, que manifiesta que la apertura de este tramo se producirá de forma inminente.

Este asunto urbanístico que está a punto de solucionarse lleva coleando en Aranda de Duero desde hace más de una década. Las obras de urbanización de este ARU se ejecutaron entre los meses de mayo y septiembre de 2008 y en octubre de ese mismo año se firmó el acta de recepción de las obras por parte del presidente, en representación de la Junta de Compensación del ARU-14, contratista adjudicatario de las mismas y dirección de obra. Sin embargo se dieron cuenta que existía un pequeño desajuste por la ubicación del vial público y que generaba el incremento de superficie de una parcela en 22,29 metros cuadrados y la reducción de la otra en 23,90, destinándose a viario 1,61 metros cuadrados más que lo previsto. Es decir, lo ejecutado no correspondía con lo proyectado. 

En un primer momento, como explica Alfonso Sanz, se acordó, dado que el Ayuntamiento aún no lo había recepcionado, que se modificara la obra ejecutada, es decir, que se rehiciera para que coincidiera con el proyecto. «Era una medida muy costosa para ellos, por lo que se trató de solucionar por otra vía: llegar a acuerdos para que se replantearan los metros de cada uno de los propietarios afectados por la desviación». Una vez llegado a ese punto, la Junta de Compensación entregó en abril de este año el modificado del proyecto, que contempla la adaptación de la reparcelación a lo realmente ejecutado y recepcionado por esta junta en octubre de 2008, la documentación que recientemente ha aprobado el Consistorio. 

Desde el Ayuntamiento de Aranda se muestran contentos porque por fin vaya a solucionares este asunto, que no ha sido fácil. «Desde fuera puede parecer sencillo, pero no lo es. El Ayuntamiento no puede tener la responsabilidad de abrir una calle sin que esta coincida con el proyecto», reconoce Alfonso Sanz, que señala que la apertura de este tramo es una reivindicación desde hace tiempo y que supondrá un gran alivio para los vecinos y para todos aquellos que transiten por el barrio de Santa catalina.

El hecho de que por fin se vaya a desbloquear este proyecto va a permitir que también puedan construirse edificios de viviendas en las parcelas de su entorno. «De hecho ya ha habido empresas interesadas en poder edificar en esta zona. En su momento, hace años, también hubo, pero como ha estado todo parado no se pudo llegar a ejecutar», reconoce el concejal, satisfecho de haber podido ir arrojando luz a uno de los temas que tenía pendientes el Ayuntamiento de Aranda de Duero.