Recepción especial para Jesús Gómez

A.I.A.
-
Recepción especial para Jesús Gómez - Foto: Patricia González

Los atletas compañeros de entrenamientos dan la bienvenida al medalla de bronce en el Europeo

Se reunieron en el bar Arizona (calle Vitoria) el domingo para ver la final de 1.500 del Campeonato de Europa, en el que competía su amigo y compañero de entrenamientos Jesús Gómez. Vivieron con intensa alegría la medalla de bronce y ayer volvieron a reunirse en su hábitat natural -San Amaro- para recibir al campeón.
Le preguntaron por la carrera, sus sensaciones; le felicitaron y todos contemplaron emocionados la medalla. Jesús Gómez llevaba una botella pequeña de cava, ‘benjamín’, y la descorcharon para dar la bienvenida al campeón.
Estaban todos los atletas que entrenan a diario con el campeón de España. Cristina Ruiz, Lidia Campo, Manuel de Prado, Miguel Mínguez, Pablo Sánchez, su hermano Dani, Santi Vivanco, Adrián Saldaña y, por supuesto, Dani Arce. Con él ha vivido las concentraciones en Sierra Nevada, Sudáfrica y Valencia, antes del Nacional. Les une una estrecha amistad y Dani Arce vive el podio de Jesús como si fuera propio. «La alegría por el éxito de Jesús fue inmensa. De todas las formas, no fue sorpresón porque sabemos cómo entrena y sus opciones eran muchas», explica. «El más tranquilo era yo», afirma el entrenador, Benjamín Álvarez Furones.
Por su parte, Jesús Gómez mostraba su gratitud por el recibimiento. Son sus amigos, los que viven con él día a día las muchas horas de entrenamiento en La Quinta o el Parral y en San Amaro.
Pero la vida sigue y pronto dejaron los festejos para acudir a la pista a entrenar. Jesús descansó, al igual que hará en los próximos días. Trabajará suavemente mientras valora la posibilidad de participar en el Campeonato del Mundo de cross, a finales de marzo en Dinamarca. «Tengo la plaza conseguida y estamos estudiando si acudiré», admite el bronce europeo.