scorecardresearch

La lava crea una isla baja de más de medio kilómetro de ancho

Agencias
-

Los expertos creen que si se abriera otra boca el magma resultante circularía por encima de la colada existente, aunque siempre buscaría su camino natural

Imagen aérea del recorrido de la colada hasta el mar. - Foto: Maxar Technologies

La lava que ha alcanzado el mar en la isla de La Palma ha creado ya una "isla baja" de más de medio kilómetro de ancho, según ha explicado el vulcanólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Vicente Soler.

El investigador ha explicado a través de las redes sociales del CSIC que esta "isla baja" seguirá creciendo mientras la aportación de lava continúe, algo que de momento no se pone en duda ya que la actividad de ese salidero es "continuada".

La lava crea una isla baja de más de medio kilómetro de anchLa lava crea una isla baja de más de medio kilómetro de anch - Foto: USGS

Esta plataforma creada por la lava a su llegada al mar, recordó el CSIC, "genera nubes de gases en contacto con el agua", que pueden afectar a la salud, motivo por el que las autoridades han recomendado no acercarse a presenciar el fenómeno.

"La actividad continuada de este potente salidero representa --explicó además- la situación más favorable para que la colada no siga invandiendo nuevos terrenos" en la superficie de la isla.

Y culminó detallando que "si se abre otra boca" de donde saliera igualmente lava ella tendería a discurrir "sobre la anterior" pero "tendría que volver a encontrar su camino", lo que sería un peor escenario.

La lava crea una isla baja de más de medio kilómetro de anchLa lava crea una isla baja de más de medio kilómetro de anch - Foto: CSIC

La lava emitida por el volcán desde el inicio de su erupción el 19 de septiembre cubre 338,3 hectáreas, incluido el terreno que ha ganado al mar desde la noche del día 28, según la última actualización del sistema de satélites europeo de monitarización terrestre Copernicus.

Las edificaciones afectadas por el magma se elevan a 981, de las cuales 855 están destruidas, según este recuento de Copernicus, en el que se evalúa en 29,8 los kilómetros de carreteras afectados, de ellos 27,4 están destruidos.

Además de la lava, Copernicus ha medido la superficie ocupada por la ceniza caída, que se extiende por 1.752,8 hectáreas.

Esta actualización corresponde a las mediciones realizadas el 29 de septiembre a las 11.36 horas UTC, unas doce horas después de que el magma se precipitara por un acantilado en la zona de Los Guirres y empezara a formar un delta.