scorecardresearch

Piden 18 años de cárcel por el crimen de calle Progreso

F.L.D.
-

La Fiscalía califica de asesinato lo ocurrido en una tienda de ultramarinos el 19 de enero de 2020

El suceso tuvo lugar en el exterior de la tienda Alimentación del Este. - Foto: Alberto Rodrigo

Un tribunal popular juzgará a Oleg N.P. por el asesinato de su hermano Aleksandar N.G. el 19 de enero de 2020 en una tienda de alimentación de la calle Progreso. A la Sección Primera de la Audiencia Provincial han comenzado a llegar las diligencias y escritos de acusación y defensa a la espera del señalamiento del juicio. El Ministerio Fiscal solicita para este hombre de 40 años y origen búlgaro 18 años de prisión por el fratricidio, así como una indemnización de 100.000 euros para la pareja de la víctima. Su abogado niega los hechos y solicita la libre absolución.  

El crimen se produjo sobre las 22 horas de la fría noche del domingo 19 de enero de 2020. Ambos hermanos se encontraban en el establecimiento Alimentación Este, ubicado en la calle Progreso. Según el escrito de la Fiscalía, Aleksandar estaba afectado por la ingesta de alcohol cuando comenzó una discusión entre ellos por motivos que se desconocen. En el local se encontraban dos testigos, un cliente cuyas iniciales corresponden a I.T.S., y el responsable del negocio, S.N.A., quien trató de mediar sin éxito entre ambos. Llegó incluso a sacar a la calle al acusado, al que todos conocían como ‘Sosa’, pero el asunto no quedó zanjado. 

Todo lo contrario, pues Oleg N.P. volvió a entrar para coger del mostrador un cuchillo de deshuese de 12 centímetros de hoja. Logró zafarse del dueño de la tienda y la pelea se trasladó nuevamente a la calle, donde de forma sorpresiva logró abalanzares sobre su hermano y apuñalarle.  Le propinó en total tres rápidas cuchilladas, según la acusación pública «con el ánimo de causarle la muerte», pues una de ellas fue la que le atravesó el corazón y la que terminó con su vida de manera fulminante. 

Según el informe del forense, Aleksandar murió por «una herida inciso punzante en hemotórax izquierdo que ocasionó un shock polifactorial». Las otras dos acometidas afectaron a la parte final de la clavícula, ya que le perforó el músculo pectoral, y al lado izquierdo del abdomen. Tras la agresión, el acusado tiró el cuchillo y abandonó el lugar a la carrera. 

No obstante, volvió minutos más tarde y, cuando varios viandantes estaban examinando el cuerpo de su hermano, comenzó a gritar a su cadáver y a reconocer ante los presentes que había sido él el autor del crimen. Sobre las 22.30, llegó una ambulancia pero los servicios médicos no pudieron hacer nada por salvar la vida de Aleksandar. Cabe recordar que la Policía Nacional encontró el arma escondido en una máquina del Semat aparcada en la calle San Pablo. Los agentes determinaron que fue el dueño de la tienda quien lo ocultó, si bien estos hechos no tendrán consecuencias penales (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de este miércoles)