El Ayuntamiento congela las tasas tras cinco años de bajadas

Ó.C
-

Las ordenanzas fiscales no tendrán modificaciones, por lo que se podrá aprobar el Presupuesto en el Pleno de noviembre

El Ayuntamiento congela las tasas tras cinco años de bajadas

La política municipal ya se prepara para el 2020. Para sentar las bases del próximo ejercicio hay dos aspectos capitales: las ordenanzas fiscales y los Presupuestos. Las cuentas se quieren aprobar en noviembre y para que sea así, primero hay que establecer las tasas e impuestos municipales. Un aspecto que en este 2019 no se tendrá que someter a votación puesto que el equipo de gobierno no hará modificaciones evitando el trámite del Pleno. Esto se traduce en una congelación total tras cinco años en los que la tendencia ha sido a la baja.

La alcaldesa, Aitana Hernando, confesó que "este año la propuesta que tenemos es la de la congelación". Una decisión que como destacó la máxima responsable municipal se ha tomado tras los descensos de los últimos años, como en el tipo del IBI "que se bajó del 0,62 al 0,53 o los trece puntos que se ha bajado al de vehículos", resaltó Hernando, que añadió las numerosas bonificaciones aprobadas. Por eso, aunque su equipo de gobierno tiene mayoría absoluta para hacer cambios, las ordenanzas fiscales de 2020 serán idénticas a las de 2019.

Con esta política se ha tenido un descenso en los ingresos, motivo por el que "no siempre se puede bajar de manera consecutiva todos los años", apuntó la edil socialista, que puso sobre la mesa que muchos gastos se tiene que cubrir "a través de impuestos y tasas". Lo que por el momento no se ha revelado son los ingresos que se han tenido en este ejercicio o se esperan tener en esta recta final del año, puesto que "eso forma parte del Presupuesto de 2020 y prefiero no decir nada porque ni siquiera lo he facilitado a la oposición", zanjó Hernando.

Ante esta posición del equipo de gobierno por parte del resto de grupos se echa en falta más espacios de debate y las formas del equipo de gobierno. "Teníamos claro que no procedía ninguna subida, otra cosa sería algún tipo de bonificación", defendió el portavoz del PP, Jorge Castro, quien añadió que "nos hubiese gustado algún tipo de explicación y poner sobre la mesa los últimos datos para generar un planteamiento de conjunto". Además sobre las bajadas de los últimos años, Castro lamentó que han sido "relativas" puesto que "a pesar de tocar el tipo del IBI o las bonificaciones los recibos han subido".

Por parte de Ciudadanos, su portavoz Sergio González, criticó la decisión puesto que "congelar algo que de por sí es caro no es una buena noticia". Su idea era pedir una rebaja por lo que entiende que "es una oportunidad perdida no hacer una revisión a la baja" puesto que "los mirandeses están soportando una carga impositiva abusiva". Al igual que en el caso del líder del PP, la formación naranja también lamentó la forma de actuar del equipo de gobierno, algo que se achaca a la mayoría absoluta de la que goza el PSOE.

En la parte de la izquierda de la oposición también se subrayó la falta de diálogo. Además se indicó que "se pierde la oportunidad de aplicar la progresividad fiscal a las ordenanzas", resaltó el portavoz de IU, Guillermo Ubieto, que apuntó que otro de los aspectos que se podían haber incluido eran nuevos impuestos a grandes empresas o aplicar nuevas fórmulas del IBI para aplicar a viviendas vacías.

Por parte de Podemos, Cristina Ferreras también reconoció que al menos esperaban poder estudiar las ordenanzas, para hacer sus propuestas de mejora. Al no ser así defendió que "esto hay que debatirlo con el resto de grupos por mucha mayoría absoluta que tengan".