La pasión por el vino se desata en lunes

A.S.R.
-
La pasión por el vino se desata en lunes - Foto: Jesús J. MatÁ­as

La cuarta edición de El Alma de los Vinos Únicos, que ya tiene confirmadas 123 bodegas de Francia, Austria, Italia, Portugal, Hungría, Marruecos o Chile, se celebrará el 1 de abril en el Fórum e incluye una cata popular la víspera

La pasión por el vino se desata en lunes. Pero no uno cualquiera. El que irá en rojo en el calendario es el 1 de abril. El Alma de los Vinos Únicos, una feria bienal orquestada por la empresa burgalesa del mismo nombre, celebrará su cuarta edición en el Fórum Evolución. Falta menos de un mes y medio para esa fecha y ya han confirmado su presencia 123 bodegas de Chile, Marruecos, Portugal, Italia, Hungría, Austria, Francia y España, estos dos últimos países con presencia de todas sus zonas vinícolas.
Aunque se dirige ante todo a los profesionales del sector, en esta ocasión, se baja de pedestales y se quita corsés para abrirse al público neófito con una cata popular que tendrá lugar la víspera, domingo 31 de marzo, en un lugar aún por determinar, que irrumpe como la principal novedad de su programa.
«Queremos transmitir pasión por el vino. No se trata de enseñar cosas técnicas, sino emocionarse con él. El vino es un producto lúdico, está hecho para que nos lo pasemos bien con él», sostiene el promotor de esta iniciativa, Paco Berciano, que, junto a Maribé Revilla, dirige Alma Vinos Únicos, galardonada con el International Wine Challenge a la mejor distribuidora de España en 2016, 2017 y 2018.
La misión es que Burgos se convierta en una fiesta del vino, también más allá de las paredes del Fórum, donde se producirá la gran bacanal. Durante ocho horas, alrededor de 1.500 profesionales, entre sumilleres, propietarios de restaurantes con estrellas Michelín o referenciados en las principales guías, vinotecas y grandes aficionados, tendrán una oportunidad exclusiva de descubrir y catar marcas a las que no tendrían acceso de otra manera. Y no solo por el alto precio que alcanzan. También por su escasa proyección pública.
«Pertenecen a bodegas míticas que solo participan en esta cata, que ya tienen vendido su vino, ni siquiera hacen visitas, viven al margen del mundo porque se lo pueden permitir», observa Berciano. Ahí radica la magia de este encuentro.
¿Ejemplos? Domaine Ponsot, Domaine Meo-Camuzet y Bonneau du Martray. Todos Borgoña.
«Este año hemos hecho un esfuerzo y habrá una presencia casi superior de bodegas de fuera que de España. Vendrán vinos más desconocidos, que convertirán esta edición en algo más especial», observa sabedor de que esta internacionalización ha despertado pasiones y ya tiene confirmada la asistencia de gente que llegará de Portugal, Francia y, por supuesto, España, desde Canarias a Cataluña, incluso con autobuses.
La presencia mundial -«es, sin ninguna duda, la feria en la que más firmas de fuera de España intervienen»-, la participación de bodegas artesanales, de cultivo responsable con el medio, y la conversación directa con el bodeguero, con quien elabora el vino, de quien sabe todos sus secretos, son las tres características que hacen de El Alma de los Vinos Únicos una cita imperdible entre los profesionales y los enamorados de este mundo.
Las entradas generales (50 euros) ya están a la venta en www.elalmadelosvinosunicos.com. He ahí la puerta a una suerte de paraíso dominado por vinos con alma.