"El San Pablo no vende jugadores"

ANA ISABEL ANGULO
-
"El San Pablo no vende jugadores"

Félix Sancho, presidente del club, está satisfecho con el 'nuevo' equipo. Reconoce que ha supuesto un esfuerzo económico, pero es «más competitivo»

Cuatro salidas y otras tantas llegadas han configurado un nuevo equipo, más potente y mucho más competitivo. Los cambios, no todos deseados, han implicado un mayor gasto en el presupuesto pero el presidente del San Pablo, Félix Sancho, no lo lamenta; al contrario, está satisfecho y piensa que la próxima campaña puede jugar en Europa. También cierra la puerta a cualquier salida. «El club no vende», afirma. «Bueno, si nos ofrecen un millón de euros por alguno me lo pensaría», ironiza.
Muchos son los cambios que se han producido en la plantilla del San Pablo. Los primeros fueron motivados en busca de una mayor competitividad. «Slava (Kravtsov) y Dino (Radoncic) no estaban rindiendo al nivel que esperábamos», reconoce. Sus bajas fueron ocupadas por Vitor Benite y Augusto Lima. «Fue un claro salto de calidad», asegura el presidente, que lleva dos años al frente de un San Pablo, que no para de crecer.
La marcha de Deon Thompson supuso un mazazo para el equipo, aunque no tanto para Félix Sancho. «En verano no quería venir; buscaba un equipo de Euroliga. Hicimos un esfuerzo para que renovara pero había una cláusula de salida. Su intención era clara. Yo lo tenía asumido y sabía que podía pasar en cualquier momento», desvela.
El máximo responsable admite que en algún momento se barajó la opción de repescar al cubano Jasiel Rivero, que está cedido en el Boca Júniors. «Allí está haciendo muy buenos números. Es una de nuestras promesas y finalmente se optó porque siguiera su progresión en Argentina».
Hubo que sondear el mercado y en vez de uno se hicieron dos fichajes: el alero alemán Paul Zipser y el ala-pívot americano Dominique Sutton. Un movimiento que provocó un mayor gasto, más de 100.000 euros. Félix Sancho no quiere hablar de cifras pero realiza la siguiente reflexión: «con estas dos llegadas hemos hecho un esfuerzo económico mayor. Paul viene de la NBA donde la pasada campaña cobraba cerca de 18 millones de dólares y Sutton fue dos veces campeón de Italia con L’Aquila Trento. Al final, te gastas el doble». Un esfuerzo económico importante que no condiciona el brillante futuro del San Pablo. Félix Sancho asegura que ya no habrá más llegadas, pues no hay intención de fichar un base, ni más salidas, pues ya han hecho todos los movimientos para amarrar a los jugadores y evitar que acepten ofertas de otros equipos. «El club no vende», sentencia el presidente que ha renovado por una campaña más a Bruno Fitipaldo y trabaja para retener a Goran Huskic.
Félix Sancho cree que ahora debe imponerse la tranquilidad y el trabajo. «Tenemos una plantilla muy competitiva, que va a seguir dándonos muchas alegrías. Lo primero que hay que lograr es conseguir 12 victorias, que nos garanticen la permanencia, y después pelear por jugar en Europa. Estamos a una victoria del puesto undécimo», argumenta optimista el presidente burgalés.

 

LA AFICIÓN
Burgos vive encandilado con el San Pablo y disfruta del espectáculo del baloncesto. Convierte jornada tras jornada el Coliseum en un crisol de valores de unidad y orgullo de ciudad. Su afición causa admiración en toda España y prueba de ello es el Premio Gigantes, que el presidente Félix Sancho, recogió el pasado lunes en Madrid.
Mantener esa comunión del club con la afición es la principal preocupación del máximo mandatario. «En todas las canchas destacan por su unión y apoyo infinito. Ofrecen una sensación de ciudad unida y eso no lo tiene nadie. Espero que no se pierda nunca», afirma. Un deseo poderoso que confía en prolongar muchas campañas. Para mantener viva la ilusión no descansa en plantear nuevos proyectos.
«La afición es nuestro principal valor. Contamos con un apoyo social muy familiar, ya que un poco menos del 50% son mujeres y niños. Son fieles. Con ellos y una vez que se realicen algunas mejoras en el Coliseum debemos pensar en traer la Copa del Rey a Burgos», afirma. Sostiene que durante una semana Burgos será el foco nacional del deporte; vendrán aficiones de otros siete clubes, que dejarán unos 8 millones de euros. «Hace dos años, Vitoria retornó 7 millones tras invertir uno y medio», contrasta. Esta cuestión la abordará con el Ayuntamiento en verano, una vez constituido el nuevo equipo de gobierno.
No esperará tantos meses para reunirse con el alcalde y conocer de primera mano cómo va la elaboración del nuevo convenio de patrocinio. El diciembre y con el apoyo de todos los grupos municipales se acordó incrementar la cuantía anual. Un mes después, el PSOE propuso igualar las anualidades durante cuatro años, siempre y cuando se mantuviera en ACB. Sin embargo, ha pasado otro mes más y no hay noticias. «Se habló de revisar el convenio pero no sé nada. La intención es pedir al alcalde una reunión para saber con certeza cuánto y cuándo nos van a dar», desvela. Lo cierto es que los 140.000 euros prometidos el verano pasado todavía no han ingresado en las arcas del club. «Por fortuna, no debemos ni un duro a nadie», dice Félix Sancho, que posee una virtud especial para negociar. Prueba de ello es la gira china en pretemporada, donde otros clubes perdieron pero el San Pablo salió bien parado a pesar del incumplimiento de la organización.