Los socialistas toman el mando y Cs pasa al PP en Aranda

I.M.L.
-
Los socialistas toman el mando y Cs pasa al PP en Aranda

El baile de votos de los electores arandinos se reparte entre las dos primeras fuerzas y entra con ímpetu Vox, que ha pasado de 44 votos de los últimos comicios a los 1.949 en esta cita

Al inicio de la jornada, nadie o casi nadie hubiese apostado por el resultado final que arrojaban las urnas pasadas las 22.30 horas. La tendencia se apreciaba según iba aumentando el escrutinio pero ni los máximos responsables de la siglas más votadas podían gestionar el vuelco de los resultados, mesa a mesa. Tanto es así que el reparto definitivo de los votos al Congreso en la capital ribereña lo conocía la secretaria local del PSOE por esta redacción. «Hoy he visto cosas que pensaba que no iba a ver, hemos duplicado en votos al PP en todas las mesas del Sandoval y Rojas pero en el Castilla hemos ganado en siete de diez mesas, inaudito», comentaba Mar Alcalde, que seguía desde la sede local los bailes de cifras y confesaba que estaban brindando con champán.
No es para menos, de los 18.898 arandinos que han ejercido su derecho al voto, un 5,79% más que en junio de 2016, el 30,7%, les mostraban su confianza, con 1.521 votos más que en esas elecciones, situándoles como la primera fuerza política. «Han sido unos años duros pero ya se ha acabado la travesía en el desierto que hemos pasado y ahora toca mirar al futuro», declaraba Alcalde mientras esperaban el resultado definitivo del escrutinio para el Senado, que se retrasaba.
La alternancia en las urnas entre PSOE y PP se rompía ayer entre los electores locales, que con sus votos colocaban a Ciudadanos como segunda fuerza política, con el 21,9% del escrutinio y 1.254 votos más que en 2016. «Este es un gran crecimiento, estamos muy contentos porque ser segunda fuerza es tener un gran respaldo por parte de los ciudadanos de Aranda pero ahora abrimos un periodo de valoración», apuntaba Francisco Martín, que también se encontraba en la sede local de Cs con sus compañeros.
Donde los ánimos no estaban para mucha celebración era en la sede del PP, donde fueron recogiendo los escrutinios de las mesas, que les relegaban al tercer cajón del pódium con un 21,7% de los votos, muy cerca de Cs, pero con un descalabro de 2.885 papeletas menos que en junio de 2016. Desde la formación que preside Ángel Guerra a nivel comarcal relativizaban estos resultados. «Estas son elecciones nacionales y no tienen nada que ver con las autonómicas y las locales, ahora hay que luchar por aglutinar el voto del centro derecha, que es el que lugar que nosotros siempre hemos ocupado, nuestros votos se han ido a Cs y a Vox y habrá que recuperarlos», aseguraba Guerra con la serenidad que le da la experiencia política.
Donde por diferencia de votos la euforía debería ser mayor era entre las filas de Vox en Aranda, que pasaban de 44 a 1.993 votos, un 10,6% del total escrutado, pero nada más lejos de la realidad. «Estoy en casa porque mañana toca madrugar», apuntaba Vicente Holgueras, candidato de esta formación a la Alcaldía de Aranda, que insistía en que «hay que mejorar, esperábamos un resultado mejor, aunque localmente no está mal, pero la sensación es agridulce, un 80% ‘agri’ y un 20% dulce».
La otra fuerza política es la de la confluencia Podemos-IU-Equo, que se dejaba 570 votos en comparación a la cita de hace tres años y se quedaba con el 12,3% de los votos emitidos. «Estos datos no son extrapolables al ámbito local, aquí ha vuelto a ganar la falsa visión del voto útil y hemos perdido el voto que hemos prestado al PSOE», analizaba Yonatan Gete, de IU.
Por hacer un apunte de lo registrado en la comarca, en dos localidades gobernadas por Cs como son Caleruega y Peñaranda de Duero, en la primera vencía PP y en la segunda PSOE, mientras que Roa seguía la línea mayoritaria en el país y el PSOE superaba en un 5,7% al PP, en Fuentespina también vencían las siglas socialistas, al igual que en Fresnillo de las Dueñas, Vadocondes, Gumiel de Izán o Villalba de Duero, por nombrar algunos.