Un topo en el parque de bomberos

I.M.L.
-

Varios efectivos del servicios de extinción de incendios de Aranda denunciaron que les habían grabado una conversación sin su consentimiento. La Audiencia Provincial no ve delito en este hecho

Imagen de archivo de un bombero de Aranda extinguiendo un fuego. - Foto: Paco Santamaría (EFE)

Además de la reivindicación para que se instrumentalice el retén de bomberos en el parque profesional de la capital ribereña, en los tribunales se prendió hace meses otro foco que la Audiencia Provincial ha sofocado antes de que fuese a mayores. Un grupo de seis bomberos denunciaron que un compañero había «grabado un audio con su teléfono móvil en la reunión del Parque de Bomberos de Aranda de Duero sin el conocimiento de los presentes». La cosa no quedó ahí, porque como refleja el auto de la sección primera de la Audiencia Provincial de Burgos refiriéndose a las argumentaciones de los denunciantes, este documento sonoro lo difundió el que lo había grabado «mediante un grupo de whatsapp, del que también formaban parte los denunciantes». 

Estos seis bomberos estimaban que esta conducta podría ser constitutiva de un delito de descubrimiento de secretos, postura a la que se sumó también el Ministerio Fiscal en un primer momento, aunque se opuso a que se estimase el recurso posterior, al igual que se posicionó el autor de la grabación como denunciado.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Aranda archivó las diligencias previas pero recurrieron los seis bomberos antes la Audiencia Provincial, que ahora desestima el recurso contra el auto emitido el 27 de abril de 2021, por lo que confirma la decisión del juzgado arandino y se cierra cualquier posibilidad de volver sobre este asunto ya que contra esta última decisión no se puede recurrir.

El auto de la Audiencia Provincial se apoya en la doctrina jurisprudencial para afirmar que «en modo alguno se desprende del contenido de la conversación que haya sido menoscabado el derecho fundamental a la intimidad de los denunciantes, puesto que en la reunión no se trataron cuestiones relacionadas con su intimidad, sino sobre temas concernientes a su trabajo o profesión», yendo más allá y relatando que el audio contenía informaciones «referidas a sus condiciones de organización, servicios y jubilaciones, siendo su contenido relativo a su profesión, sin haberse tratado cuestiones que afectasen a su intimidad».