Asaltan a punta de navaja y maniatan a un comerciante

F.L.D.
-

Los ladrones, que iban encapuchados, fueron directamente a por la caja fuerte de la tienda

Asaltan a punta de navaja y maniatan a un comerciante - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Las agujas del reloj pasaban de las 2 de la tarde. El responsable de Repuestos Jorge, una tienda de material agrícola y minitractores ubicada en el número 6 de la calle Madrid, se disponía a echar el cierre el pasado viernes 25 de octubre cuando, sin esperarlo, tres encapuchados entraron y le asaltaron a punta de navaja. Los atracadores tenían muy claro el objetivo, el dinero de la caja fuerte. La Policía Nacional se encuentra ahora trabajando para esclarecer este robo.

Puede que los asaltantes tuvieran muy claro a qué hora tenían que llevar a cabo este violento golpe, porque por la calle apenas había testigos y los comerciantes colindantes no se enteraron de nada hasta que no llegó la Policía Nacional. El dependiente de un locutorio cercano al negocio afectado reconoció ayer que no pudo prestar su ayuda a los agentes que se acercaron a preguntarle: «Querían saber si había visto a tres personas encapuchadas que abandonaban el lugar a toda prisa, pero lo cierto es que hasta ese momento no sabía siquiera que se había producido un atraco».

Lo mismo comentaban otras tiendas de la zona, la mayoría porque, a esa hora, ya se habían ido a casa a comer. Sí matizan algunos consultados por este periódico que desde el momento en el que ocurrieron los hechos, los investigadores han pasado varias veces en busca de testigos o alguna pista que les sirva para dar caza a los tres ladrones encapuchados.

Fuentes policiales señalaron que los encapuchados entraron y, tras poner una navaja en el cuello al responsable del negocio, le maniataron para que no pudiera moverse. A partir de ahí, fueron directamente a por la caja fuerte donde guardaban el dinero. Desde la tienda no han querido dar detalles de cuál fue el botín. Sí tienen claro, y así se lo hicieron saber a los agentes, que no se trata de un atraco cualquiera, en el que unos ladrones entran y se llevan lo que hay en la caja y todo lo que encuentren de valor, sino que, sospechan, tenían muy claro lo que querían y dónde buscarlo. De hecho, no se fijaron en otras cosas del local, algo extraño teniendo en cuenta de que se trata de una tienda que vende herramientas para trabajos agrícolas. Este detalle y también la mencionada hora a la que ocurrieron los hechos, cuando los comercios suelen echar el cierre del mediodía, avivan las sospechas de que los atracadores tenían el robo muy bien estudiado.