El PSOE rompe su techo en Burgos ante un PP hundido

Á.M.
-
El PSOE rompe su techo en Burgos ante un PP hundido

Los socialistas logran su mejor resultado en la provincia al recuperar los dos diputados y hacerse por vez primera con tres senadores. Los 'populares', en su peor escenario desde el 79. Cs consigue representación

Dos de las variables que explican el escrutinio nacional del 28-A se han manifestado en Burgos con toda rotundidad. La primera, que el PSOE ha aglutinado en torno a sus siglas el mayor apoyo de la década, obteniendo 63.955 votos (casi uno de cada tres sufragios válidos) por los 45.515 de 2016, los 44.488 de 2015 y los 59.878 de 2011. La segunda, que el voto de Vox en la provincia (24.267 papeletas) no ha servido para otorgar un diputado por Burgos al partido de Santiago Abascal y José Antonio Ortega Lara, pero sí para dividir el voto más conservador y que el PP pierda uno de sus dos diputados, lo que se traduce en que Sandra Moneo será parlamentaria pero no así Jaime Mateu, relegado por Génova al segundo escalafón de la lista para blindar a la candidata mirandesa.

El triunfo sin discusión es para los socialistas, que vuelven a tener dos diputados por la provincia de Burgos, algo que no conseguían desde los comicios de 2008, y tres senadores, logro jamás alcanzado en las 13 convocatorias electorales a la Cámara Alta celebradas desde 1977. Así, la también secretaria provincial del Partido, Esther Peña, y el médico mirandés Agustín Zamarrón serán dos de los 123 diputados logrados por el PSOE de Pedro Sánchez, mientras que Ander Gil -portavoz de los socialistas en la Cámara Alta- resulta elegido como senador más votado de la provincia y estará acompañado de la concejala capitalina María del Mar Arnaiz (que estuvo muy cerca de ser la segunda más respaldada y ahondar en la debacle ‘popular’) y de José Salvador Sierra García, que cerraba la candidatura del PSOE.

En el lado contrario de la balanza está el PP, que obtiene el peor resultado de su partido en la provincia de Burgos desde la refundación de los ‘populares’ a manos de Aznar y el peor de la serie histórica desde 1979. Se queda con 53.726 votos, casi 35.000 menos que en 2016 y menos de la mitad de los 116.057 que logró en 2011. Al congresista perdido, que ya suponía una merma respecto a 2011, cuando obtuvo tres diputados, hay que sumar dos escaños en el Senado. Ni Cristina Ayala ni Salvador de Foronda serán senadores. Sí lo será, aunque ‘sorpasado’ por Ander Gil, el alcalde y candidato a la reelección en Burgos, Javier Lacalle.

En el tablero de la ‘nueva política’ también hay un cambio de roles que marca un punto de inflexión en la provincia. En las dos últimas llamadas a urnas, Podemos logró un escaño (el de Miguel Vila, en ambos casos) que en esta ocasión ha perdido. A la candidata de Podemos-IU-Equo, Dolores Martín-Albo, le faltaron más de 4.700 votos para revalidar el escaño por Burgos a la formación dirigida por Pablo Iglesias.
Por contra, Ciudadanos sí obtiene, por primera vez, una diputada por la provincia de Burgos: Aurora Nacarino-Brabo. Lo será gracias a la obtención de 43.316 apoyos, una subida muy notable desde los 30.163 de la penúltima noche electoral.

Son igualmente descriptivos los resultados escrutados en la capital y en las principales poblaciones de la provincia, máxime teniendo en cuenta que el próximo 26 de mayo hay que volver a las urnas, en ese caso a elegir corporaciones municipales, gobiernos regionales y el cupo de eurodiputados españoles. En Burgos capital las elecciones también las ganó el PSOE con claridad.
capital y provincia. En términos porcentuales, el voto capitalino se comportó muy similar al resto de la provincia (se acentúa la caída del PP y sube ligeramente Cs). Los socialistas recogieron 10.000 apoyos más que hace tres años, alcanzando los 31.469 sufragios. Los ‘populares’, por contra, pasan de capitalizar más de 42.000 votos en 2016 a retener 25.808. En más de 6.000 votos ha crecido Cs, que llega a los 22.628, mientras que Unidas Podemos se deja 5.000 y cierra la noche electoral con 12.888 respaldos. Vox pasa de los 387 votos de junio de 2016 a los 12.270 de ayer, más del 11% del total.

Si bien son convocatorias diferentes para administraciones distintas, es inevitable hacer una extrapolación de los datos recolectados en las elecciones generales para analizar el potencial comportamiento del voto en las próximas municipales. En el caso de Burgos, si se replicaran los resultados de ayer el PSOE ganaría las elecciones obteniendo nueve diputados y seguido del PP, que bajaría de 10 a siete. Ciudadanos se quedaría muy cerca de los ‘populares’ y lograría seis escaños en el salón de plenos, mientras que Vox irrumpiría con tres ediles. Más difícil es prever cómo se comportará el grupo de la izquierda antes reunida en torno a Imagina. Los resultados de Unidas Podemos en Burgos significarían tres concejales, pero en esta convocatoria Podemos concurre por separado de IU, que se mantiene dentro de Imagina.

Y también hay escrutinios novedosos en el resto del mapa provincial. Por ejemplo, que el PP pasa a ser la tercera fuerza tanto en Miranda, donde gana el PSOE seguido de Unidas Podemos, como en Aranda, donde se imponen los socialistas seguidos de Ciudadanos.  Es destacable el tirón de Cs en los municipios del Alfoz, además de en Covarrubias, localidad a la que está vinculada su ahora diputada electa por Burgos y donde han sido la fuerza más apoyada.

Vox ha ganado en tres municipios: Castrillo del Val -hasta la fecha feudo popular-, Alcocero de Mola y Rublacedo de Abajo. Unidas Podemos, por su parte, se ha impuesto en el Condado de Treviño, La Puebla de Arganzón, el Valle de Zamanzas y Redmondo. El resto del mapa provincial se lo han repartido entre PSOE y PP en los términos que pueden consultar en las siguientes páginas y que quedan para la hemeroteca como el testimonio de una noche que sin duda marca un punto de inflexión en la historia electoral española.

El PSOE rompe su techo en Burgos ante un PP hundido
El PSOE rompe su techo en Burgos ante un PP hundido