Los botellones en el centro desbordan a la Policía

R.E.M
-

Varias denuncias al encontrarse a «300 o 400 personas» en la calle Santocildes

Una ambulancia acudió el sábado para atender a una menor. - Foto: Luis López Araico

Las grandes reuniones de jóvenes en la calle General Santocildes se han multiplicado en las últimas semanas convirtiéndose en un verdadero problema para la Policía Local, que se ha visto «desbordada» ante la gran acumulación de personas que se dan cita en la zona principalmente los viernes y sábados por la tarde-noche.
Este mismo sábado la Policía recibió varias llamadas de vecinos y viandantes alertando de que allí había una gran cantidad de jóvenes, muchos de ellos menores, saltándose todas las medidas de seguridad establecidas para frenar la expansión de la covid-19. «Al llegar encontramos que había unas 300 o 400 personas tranquilamente», reconocen fuentes policiales a este periódico.
Sobre las 20 horas es cuando se da una mayor acumulación de gente, aunque esto lleva sucediendo desde hace varios meses. Se trata de un lugar ideal para quedar debido a que se localiza en el centro y cuenta con soportales, bancos y el restaurante de comida rápida Burger King justo al lado. Sin embargo, la situación que se encontraron allí los agentes este fin de semana no se podía pasar por alto y el resultado final fueron «bastantes» multas a quienes estaban sin la mascarilla puesta o bebiendo.
Pero este sábado no solo acudió la Policía, también tuvo que ir una ambulancia para atender a una menor de 15 años que se había desvanecido por un coma etílico y a quien luego acudieron a buscar sus padres. La zona quedó algo más despejada poco después, aunque «luego se van hacia La Flora, al parque del Doctor Vara, al Castillo...».
Las intervenciones no acabaron ahí, ya que en la madrugada del domingo asistieron a un total de nueve peleas y una de ellas acabó con tres detenidos. Por otro lado, en la zona de Fuente Prior se denunció a 15 jóvenes por depositar desperdicios en la vía pública, tras salir corriendo al ver a los vehículos policiales. Además, se denunció a otros tres establecimientos de ocio nocturno por exceso de aforo y se acudió a cuatro fiestas en pisos por exceso de ruido. También dos grafiteros fueron identificados para concluir la noche.