El Ayuntamiento prevé crear bonos al consumo de 50 euros

J.M.
-

El Ejecutivo socialista descarta solicitar que se atrasen a otras fechas los festivos locales del Curpillos y de San Pedro

Algunos comercios han abierto esta semana al público mediante cita previa. - Foto: Patricia

El Ayuntamiento de Burgos continúa trabajando contrarreloj para, cuanto antes, plasmar en hechos el compromiso que los cincos grupos políticos consensuaron hace un mes para inyectar 6,5 millones de euros en ayudas a autónomos, micropymes y familias vulnerables. En uno de los puntos de ese documento, que contó también con la participación de los agentes económicos y sociales, se contemplaba destinar 700.000 euros a bonos al consumo. Y aunque aún no se ha consensuado la letra pequeña, el concejal de Empleo, Leví Moreno, avanza que la idea es que estos cheques, por llamarlos de alguna manera, sean de un importe de 50 euros. De esa cantidad, 25 euros los aportaría el Ayuntamiento y la otra mitad el beneficiario.

Para ser exactos, 675.000 euros de destinarán a la creación de estos bonos y otros 25.000 a una campaña de promoción del comercio y de la hostelería local que el Ejecutivo municipal quiere presentar esta semana a las patronales de cada sector para obtener su bendición.

Lo que aún está por definir es la manera en que se distribuirán los bonos de consumo en el comercio y en la hostelería (salvo que se incluya algún otro gremio más) ya que los diferentes grupos políticos parece que tienen distintos puntos de vista. Hay quien ha defendido que los mejores destinatarios podrían ser personas en desempleo, quien cree que a los que hay que motivar es a los que tienen mayor capacidad de gasto... Lo que el edil socialista no termina de ver claro es la opción del sorteo, que hace años fue la fórmula elegida para una iniciativa similar.

Festividad del Curpillos en el Parral. Festividad del Curpillos en el Parral. - Foto: Valdivielso

El viernes se produjo la primera reunión del Observatorio de Seguimiento de las medidas y ayudas municipales para hacer frente a la crisis derivada de la pandemia, una iniciativa reclamada por Podemos, y se hizo un pequeño balance en el que se detalló que, hasta la fecha, se han recibido 330 solicitudes de subvenciones al alquiler. Tras la gran cascada inicial, las peticiones se han frenado. La previsión era que se pudieran recibir alrededor de 1.200. Los interesados aún tienen de plazo hasta el día 28 de este mes para presentar la instancia.

En la reunión, de carácter telemática y a la que acudieron también representantes de la Cámara de Comercio, FAE, FEC, Zona G, sindicatos y Federación Provincial de Hostelería, también se informó de que desde que se decretó el estado alarma se han destinado 300.000 euros a ayudas de urgencia social (se incrementó la partida disponible de 600.000  a 1,2 millones de euros.
Está pendiente también de aprobarse en los próximos días la convocatoria de ayudas para los autónomos que han seguido en activo pero cuya facturación se ha desplomado (se reservan 850.000 euros para el comercio y la hostelería e idéntica cantidad para otros sectores).

Fiestas. Más allá de las ayudas, la portavoz del equipo de Gobierno, Nuria Barrio, confirmó que el Ayuntamiento no tiene previsto hacer ningún tipo de gestión para cambiar los festivos locales que coinciden con el Curpillos y San Pedro y que esos días no laborables se guardaran para más adelante.

Ya existían dudas legales sobre si era posible introducir estos cambios con el año en curso tan avanzado y desde la Secretaría General del Ayuntamiento han informado de manera verbal, hasta en dos ocasiones, de las complicaciones.
Por un lado se recordaba que las empresas ya tienen elaborados los calendarios laborales y por otra parte se ha recordado también que es la Junta de Castilla y León la que recibe la propuesta de los municipios. La propia administración regional no cambió la festividad del día 23 de abril y desde el Ayuntamiento de Burgos no se va a cursar ningún tipo de solicitud en este sentido.