Las piscinas de Briviesca estarán listas para abrir en junio

S.F.L.
-

Tras un mes de parón en las obras por el estado de alarma, la empresa encargada de las labores ya ha retomado la actividad. El Ayuntamiento estudia opciones de ocio para verano

Las actuaciones de mayor envergadura, como la reforma de los tres vasos y el movimiento de tierra, ya se han finalizado. - Foto: DB

Con la vuelta de la actividad no esencial los trabajos del gobierno local de Briviesca en la ejecución de la primera fase de las piscinas ya están de nuevo en marcha después de permanecer un mes paralizados y el alcalde, Álvaro Morales, confía en que finalizarán a tiempo para que, en caso de que se permita, abran «de cara a este verano». La consultora de la obra fue quien tomó la decisión días antes de que el Gobierno aprobase el 29 de marzo el decreto de hibernación económica para reducir el avance del coronavirus de paralizar las obras porque alguno de los técnicos de Galitec -la empresa adjudicataria- se encontraba confinado en su domicilio.
El retraso que ha generado la COVID-19 en la reforma de las instalaciones acuáticas puede que varíe la fecha de apertura con respecto a otros años. Normalmente suele hacerse a mediados del mes de junio y quizás esta temporada se «aplace hasta finales o incluso julio», asegura el primer edil de la localidad. En el caso de que las labores de reforma no se ejecutaran para entonces, el equipo de gobierno estudia varias alternativas para garantizar el ocio en temporada estival, sobre todo a los más pequeños, ubicando una instalación acuática provisional.
Hoy en día se desconoce si la gente podrá bañarse en las piscinas y playas como todos los veranos o les espera por delante tres meses de calor sin posibilidad de chapoteo. «Habrá que esperar para tomar decisiones porque no hay nada claro», expone Morales.
Hasta el momento de la suspensión de las obras las funciones se desempeñaban a un buen ritmo y las actuaciones de mayor envergadura como la demolición de las paredes de las zonas más arcaicas la estructura de los tres vasos o el movimiento de tierra ya se habían terminado.
Si bien, los trabajos no podrán realizarse con tanta soltura como hasta entonces porque puede que existan problemas para encontrar materiales pero el proceso restante -instalación de tuberías y pavimentación- no tiene por qué demorarse en el tiempo.