El chico del autobús

Angélica González / Burgos
-

Los planes del PSOE para la ciudad. Daniel de la Rosa invita a los burgaleses a recorrer los puntos de la ciudad para los que tiene planes. Durante el trayecto irá explicando qué hará en zonas como Illera, Las Rebolledas o El Parral

De la Rosa, micrófono en ristre, va contando qué hará con Burgos. Jurado, orgulloso, le mira. - Foto: Ángel Ayala

«¡Anda, mira, si es el chico del autobús!» le decía una joven a su madre a media mañana de ayer señalando a Daniel de la Rosa mientras la candidatura socialista al Ayuntamiento cerraba en el parking de Alcampo los últimos detalles para fletar el autobús que durante la campaña recorrerá la ciudad con el rostro del joven politólogo sobre su chapa. El vehículo estará a disposición de la ciudadanía, que los días 12, 14, 18 y 21 podrá subirse (sale a las 19 horas del bar Timoteo, frente a la iglesia Real y Antigua de Gamonal) y escuchar de voz del propio candidato cuáles son sus planes para los diferentes puntos de la ciudad.

Dale la vuelta a Burgos con De la Rosa, que así se llama esta acción, se propone fomentar la imagen de cercanía del candidato que, micrófono en ristre, irá como un guía turístico hablándole a sus potenciales votantes. También se busca que la gente le ponga cara -como lo hacía la adolescente antes referida- aunque ayer se mostraba bastante satisfecho del grado de conocimiento que tienen de él sus conciudadanos según las últimas encuestas: «Para llevar cinco  meses no está mal el porcentaje de gente que me conoce».

Pues bien, el chico del autobús comenzó la vuelta inaugural con parte de su candidatura -David Arroyo, Félix Cantabrana, Rufino González, Óscar González, David Jurado- y la aspirante número 2 a las Cortes, Virginia Jiménez, por el  parque de Artillería, en el que pretende -como ya se sabe- una zona ajardinada, ese «pequeño Retiro en el corazón de Burgos». Al pasar junto a la Deportiva Militar avanzó una idea que se está barajando y «que ni siquiera está en el programa» que es abrir la calle Villafranca entre los barrios de Capiscol y Gamonal, para los que también tiene ideas.

Luego vino la plaza de toros -«o Coliseum, según la ocurrencia del alcalde que tenemos ahora»- cuya consolidación dijo que era necesaria, «pero con una mínima actuación sobre los tendidos y no meternos en una inversión que llegará a los 8 millones porque Lacalle ha ido improvisando otros usos». Afirmó que estará vigilante al desarrollo de la obra y los posibles modificados que se puedan  producir.

De la Rosa hizo varios comentarios sobre distintos problemas que, si bien no son competencia del Ayuntamiento, aseguró que serán de su preocupación en tanto que afectan a la ciudadanía como los de la cooperativa San Bruno, el colegio Francisco de Vitoria y sus deficiencias de accesibilidad para alumnos con discapacidad motórica o el Hospital Universitario de Burgos, a que calificó de «privado». Luego llegó la Barriada lllera, que se olvidará de las barracas si De la Rosa llega a ser alcalde; el G-3 y su compromiso de normalizar las ducas, el radar «recaudatorio» de la Avenida Caja Círculo, los tres bloques de las Rebolledas afectados por el puente de los Ingleses, la «eterna» rotonda de San Amaro «que parece la obra del Escorial» y el parque de El Parral para el que ha planteado dos acciones: integrarlo en el campus universitario valorando con Patrimonio el derribo de los muros para ser utilizado por las facultades «y sobre todo por los estudiantes».

Los miembros de su candidatura bromeaban con el bulevar low cost, haciendo referencia al punto en el que termina el diseño de los arquitectos suizos Herzog y De Meuron y comienza la solución más de andar por casa que lo une con la carretera de Valladolid. Y así, entre jijís y jajás se volvió al punto de partida, para terminar la mañana en el local electoral que el PSOEha habilitado en la Avenida Eladio Perlado, 18, que estaba adornado con claveles.