Paran las obras salvo el derribo de la guardería Río Vena

DB
-

Las empresas adjudicatarias han comunicado al Ayuntamiento esta decisión. Hay muchas ya iniciadas como la Quinta, la remodelación de Capiscol, la reforma de las Llanas o San Juan de los Lagos y otras a punto de iniciarse como el entorno de San José

El derribo de la antigua escuela infantil sigue adelante. - Foto: Alberto Rodrigo

Las empresas que actualmente están ejecutando obras adjudicadas por el Ayuntamiento de Burgos y que son gestionadas desde la Gerencia de Fomento han comunicado su intención de paralizar temporalmente dichas obras como consecuencia de las circunstancias excepcionales derivadas de la entrada en vigor del Real Decreto 463/2020, a excepción de construcciones Ortega que seguirá adelante con la demolición de la Escuela Infantil Río Vena, según informa el Ayuntamiento en una nota de prensa.
La sección municipal de Fomento mantiene la tramitación de obligaciones de pago contraídas con las empresas contratistas en conformidad con el Real Decreto de 14 de marzo de 2020, que lo califica como servicio fundamental, a efectos de la prestación de servicios mínimos, con el fin de no generar tensiones de liquidez con las empresas.
La sección municipal de obras sólo aborda asuntos de carácter esencial para la comunidad. Esto es, control del uso del suelo, donde se incluyen declaraciones de ruina inminente, y órdenes de conservación de la edificación que resulten inaplazables a juicio de los técnicos municipales. Asimismo, se continuará con las órdenes de ejecución de conservación de los edificios que no se puedan retrasar por motivos de seguridad.
Se vigilará también la protección de la legalidad urbanística en inmuebles declarados BIC u otros que, a juicio de la administración, merezcan de especial protección cuando el daño que se esté ocasionando a los mismos sea de difícil o imposible reparación. En este caso, el Estado de Alarma no ha de suponer una merma en las facultades de vigilancia e inspección de estos bienes.