Los robos en pisos aumentan un 50% con uno cada cuatro días

R.C.G.
-
Los robos en pisos aumentan un 50% con uno cada cuatro días

El último año se produjeron 89, a los que hay que sumar otros 35 ocurridos en comercios y locales. Es la principal preocupación en materia de seguridad, por delante del tráfico de droga

Miranda es una ciudad segura. Así lo afirman con rotundidad los responsables de Policía Nacional pero hay delitos que en los últimos tiempos se han incrementado notablemente. Si históricamente era el tráfico de drogas el mayor quebradero de cabeza ya que por su ubicación geográfica la localidad era un punto negro en la distribución de sustancias ilegales, ahora se considera que este problema está bajo control, por lo que su lugar preferencial en la agenda de los cuerpos de seguridad ha sido reemplazado por los robos con fuerza en viviendas y comercios. 
Y es que durante el último año este tipo de delitos han aumentado un 50% hasta alcanzar las 124 denuncias. De las mismas 89 fueron en domicilios cuando el ejercicio anterior solo se contabilizaron 60, es decir que se produce una cada cuatro días, mientras que el resto fueron en establecimientos y otras instalaciones. 
Sin ser todavía alarmante, la estadística  «preocupa» por la «sensación de inseguridad» que generan estos sucesos entre los vecinos, admite el comisario jefe provincial, Jesús Nogales, quien asegura que  se está trabajando para corregir esta situación. «Si me preguntan hoy en día si Miranda tiene un problema con la droga digo rotundamente que no, aunque al ser un nudo de carreteras siempre es inevitable que tenga algo de movimiento, pero gracias a las actuaciones llevadas a cabo se ha minimizado mucho salvo cuatro puntos de trapicheo menor sobre los que estamos ya encima. Nos preocupan más otras cuestiones que no están asociadas al tráfico de drogas como que entren en pisos, por el miedo que provocan estos delitos entre la gente», sostiene Nogales.  
Durante el último ejercicio los robos en casas y locales fue uno de los delitos que más se repitió, solo por detrás de los hurtos sin violencia (203 casos). Muy lejos en la lista quedan las lesiones en riña tumultuaria (10), los robos con violencia e intimidación en la calle (19), la sustracción de vehículos (10) o los delitos contra la libertad sexual 87). Estos últimos también han experimentado un repunte respecto a 2017 ya que por entonces solo se denunciaron dos casos. 
más agentes. La plantilla de Comisaría  tiene ahora mismo cubiertas cerca del 85% de las plazas y en los próximos meses podría ver como ese porcentaje se incrementa ya que están convocado un concurso de traslados para verano con el objetivo de paliar el déficit de efectivos que no solo afecta a las dependencias mirandesas sino que es común a muchas otras ciudades del país. Aún así habrá que esperar también si los agentes que actualmente se desempeñan en la localidad no solicitan ningún traslado ya que «si sumamos cinco o seis plazas pero hay ocho que piden otro destino seguiremos perdiendo plantilla», apunta Nogales, quien aún así destaca la buena organización de personal que existe en Miranda que permite superar la escasez de medios humanos y atender e incluso incrementar algunos servicios.