Cantera de sueños

I.M.L. / Aranda
-

El Bachillerato de Artes se implantó hace 10 años en el IES Vela Zanetti y, desde entonces, dos centenares de almas creativas han cultivado sus anhelos de expresar lo que llevan dentro en unos estudios con múltiples salidas

Una representación de ex alumnos y actuales matriculados en el Bachillerato de Artes del IES Vela Zanetti se reunieron para celebrar el décimo aniversario de estos estudios y mostrar sus obras. - Foto: DB

Ciencias o letras. Esta era la elección de los alumnos de Educación Secundaria en la comarca ribereña hace una década cuando pasaban al Bachillerato. En aquel curso de 2005-2006, los estudiantes tuvieron una nueva alternativa por la que optar: Bachillerato de Artes. Esta apertura en el abanico de posibilidades de seguir la formación hizo que un buen puñado de espíritus inquietos optasen por matricularse en el IES Vela Zanetti de Aranda y despertar sus sentidos.
Porque en el Bachillerato de Artes no solo se enseña a pintar o esculpir, las temáticas de las asignaturas son tan diversas, variadas y compensadas entre la teoría y la práctica que incitan a explorar nuevos mundos a los cerebros de los alumnos. «Cada uno tenemos una forma distinta de cultivar nuestra mente, por eso yo creo que eligen este Bachillerato, porque hay gente que se expresa y encuentra su mundo, su propio desarrollo personal», analiza Elena Padilla, profesora del Bachillerato de Artes del IES Vela Zanetti. Una reflexión compartida por Marta Balbás, compañera de claustro que lleva dedicada a este Bachillerato específico desde su implantación en Aranda. Balbás ha comprobado en toda esta década que algunos estudiantes «desarrollan unos talentos específicos, hay alumnos que tienen claro que se quieren dedicar al mundo de la imagen y ahora tienen la suerte de tener aquí el Bachillerato de Arte, donde tenemos muchas vertientes, no es solo dibujo y pintura».
A lo largo de estos diez años, por las aulas del Bachillerato artístico arandino han pasado en torno a 200 alumnos, con una curva de matriculación muy variable, «hemos tenido años con 31 alumnos en clase y otros que nos hemos quedado en 12» como reconoce Marta Balbás. Aprovechando esta conmemoración, la exposición bianual, y que se puede ver hasta el próximo viernes en la Casa de Cultura, que realizan ha servido para mostrar trabajos de alumnos actuales y de otros que ya han culminado sus estudios y que están cursan una carrera universitaria o dedicándose a trabajos artísticos. «Este año, gracias a que los ex alumnos han venido, vemos la evolución continuada, algunos están en tercero de carrera ya, tenemos diseñadores o fotógrafos trabajando,... vemos diez años de un alumno y a nosotros nos reafirma en nuestro compromiso de sacar su talento porque vemos los resultados de sus trabajos o sus estudios», confiesa con orgullo Marta Balbás.
Porque el Bachillerato de Artes tiene más salidas de lo que se pueda pensar, y más en los últimos años con la evolución de la sociedad actual. «El que tenga inquietudes artísticas, al que le mueva algo todo esto, su vía más directa es entrar al Bachillerato de Arte y luego ya verá por dónde va. Tenemos que desechar esa imagen romántica que tenemos, porque ahora el Arte está presente en todos los lados gracias al diseño, que lo encontramos en todo lo que nos rodea», sentencia Elena Padilla.