Mañueco anuncia empleo estable en las brigadas antiincendios

SPC
-

La Junta prevé un incremento del tiempo de trabajo del personal de prevención y extinción que alcance los nueve meses al final de la legislatura, así como mejoras en la formación

Alfonso Fernández Mañueco y Juan Carlos Suárez-Quiñones saludan a algunos de los trabajadores que participaron en la extinción del incendio de La Granja. - Foto: Nacho Valverde (Ical)

Los trabajadores que participan en las labores de extinción de incendios mejorarán su situación laboral durante esta legislatura. El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, avanzó ayer que el Ejecutivo elaborará una serie de medidas para estos equipos de extinción de incendios como el incremento de los tiempos de trabajo a lo largo del año, así como la consolidación y reforzamiento de la cobertura anual del personal de dirección del operativo -técnicos y agentes medioambientales- en ese mismo periodo.
Mañueco, que aplaudió el trabajo de los 4.544 componentes del personal que trabaja todos los años en Castilla y León para atajar y prevenir los incendios, saludó a algunos de los trabajadores que participaron en las tareas de extinción del fuego de La Granja (Segovia) y que ayer estuvieron presentes durante su visita a la base helitransportada de La Casilla.
El presidente de la Junta anunció, en declaracione recogidas por Ical, la intención de incrementar los meses que trabajan en esta materia, para llegar a final de legislatura a nueve meses, que es un tiempo «muy importante». Igualmente, se ampliará la cobertura anual del personal fijo discontinuo de la administración, de acuerdo con lo firmado en el Diálogo Social de 2018 a 2020, que ha permitido una mejora funcional y temporal en los centros de mando y una mayor cobertura de autobombas a lo largo del año, y análisis de situación cubierto este período. Así, se crearán nuevas unidades de autobomba con cuadrilla permanente durante todo el año en función de situación diferencial del territorio de la Comunidad; se renovarán progresivamente los medios materiales de la administración (autobombas) y de las infraestructuras necesarias (medios de vigilancia, bases aéreas y de autobombas, puntos de agua y cortafuegos).
También se contempla la mejora en la dotación de personal técnico y de apoyo en los centros de mando y refuerzo y creación de equipos para apoyo en los puestos de mando avanzado en los incendios forestales (PMA); así como la incorporación progresiva de nuevas tecnologías en el operativo y mejora de los elementos de seguridad y comunicación de todo el personal del operativo.
Todo ello irá «acompañado de una mejora continua en la formación de todo el personal que participa en la extinción de incendios», dando un papel más relevante al Centro para la Defensa contra el Fuego (CDF), que reforzará su dotación personal para mejorar las labores formativas y de educación para la prevención.
Gran Canaria.

Mañueco lanzó un mensaje de solidaridad con la isla de Gran Canaria, que sufre aún un devastador incendio que ha calcinado ya 10.000 hectáreas, aunque remite favorablemente. Al respecto, tuvo palabras de recuerdo para una «representación de Castilla y León» en el Archipiélago, concretamente una brif de Tabuyo del Monte (León) del Ministerio de Agricultura. «Nos representa a todos los castellanos y leoneses en dos ideas. Por un lado, nuestra solidaridad con la gente de Canarias que sufre este incendio. Y en segundo, el compromiso claro e inequívoco de la Junta y de la inmensa mayoría de la sociedad regional, de nuestra apuesta clara y lucha contra incendios forestales», afirmó.
Respecto a la situación actual, en lo que llevamos de año se han originado en torno a 1.300 incendios en Castilla y León, un 18 por ciento menos respecto a la media de los últimos diez años. Esta situación «aparentemente favorable» se debe a la «buena evolución» que han tenido los incendios en el noroeste de la Comunidad, en las provincias de León y Zamora, mientras que en las provincias del sur, especialmente en Ávila y Segovia, el año está siendo «especialmente complicado». En este momento, el riesgo de incendios es alto, por lo que la Junta abogó por «seguir extremando la precaución en todas las actuaciones que se realizan en el medio natural».