El plan exterior se centrará en el Brexit y los aranceles

David Alonso
-

El Ejecutivo autonómico trabaja ya en la elaboración de la nueva estrategia exterior después de que la anterior haya conseguido superar el objetivo de las 6.000 empresas exportadoras

Imagen del Puerto Seco de Burgos - Foto: Jesús J. Matías

Cuando faltan escasos meses para que el plan autonómico de internacionalización 2016-2020 toque a su fin, la Junta de Castilla y León ya se encuentra manos a la obra de cara a elaborar la futura estrategia regional de comercio exterior. Este planteamiento girará sobre los dos grandes retos económicos actuales, el Brexit y la guerra arancelaria mundial, a los que tratará de adaptarse y aprovechar las oportunidades de negocio que se generen al calor de ambas realidades. La salida del Reino Unido, que a pesar de las escenificaciones en el Parlamento Europeo, certificará el verdadero suelte de amarras el 1 de enero de 2021, es una situación ante la que desde la Junta ya han insistido en que buscarán posicionarse en el nuevo mercado comunitario para captar negocio; mientras que en el segundo caso habrá que esperar a lo que suceda en los próximos comicios estadounidenses, figura clave en las tensiones arancelarias mundiales.


Dos ejes sobre los que pivotará el futuro plan de internacionalización regional avanzados por el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, que reconoció que el Gobierno de la Comunidad buscará como seguir incrementado el número de empresas exportadoras en medio de las incertidumbres económicas mundiales. Máximo en un momento en que las exportaciones de Castilla y León encadenan varios ejercicios en números rojos después de tocar techo en 2016, arrastradas por la merma del sector automovilístico. 


A pesar de esto, la Junta ha logrado tachar de la lista uno de los objetivos con los que arrancó el Plan de Internacionalización 2016-2020, superando las 6.000 empresas exportadoras –6.174 según las últimas cifras oficiales del Gobierno–. «No todas ellas exportan de forma habitual, pero si son empresas que tiene cierto hábito de salir al exterior a vender sus productos», apuntó Carriedo, que celebró los buenos datos cosechados en este sentido.


El consejero realizó estas declaraciones antes de participar, junto al consejero de Empleo, Germán Barrios, en una reunión del Consejo de Internacionalización en el que se hizo balance del plan que finaliza este año, y a la que también asistieron la delegada del ICEX, Isabel Clavero; el secretario del Consejo Regional de Cámaras, Víctor García; y el secretario general de Cecale, David Esteban.


En este escenario, Fernández Carriedo celebró la consecución de otro de los objetivos del anterior plan internacional, al lograr diversificar las exportaciones autonómicas de forma sectorial y territorial. «Nuestro comercio exterior se había concentrado mucho en la Unión Europea», recordó el consejero de Economía, que sostuvo que actualmente casi uno de cada tres euros exportados de Castilla y León viajan más allá de las fronteras comunitarias. «La concentración todavía es importante en la Unión Europea, pero veníamos de poco más del diez por ciento y ahora estamos en el 27 por ciento», añadió Carriedo, que detalló que África se posiciona en segundo lugar con una cuota cercana al diez por ciento; seguido por los países asiáticos, con un 6%; los americanos, con el 4% en Latinoamérica y Caribe; y un 2,5% en Norteamérica.


Bajada de la automoción

 

En lo que se refiere al balance sectorial, Fernández Carriedo reconoció que el sector de la automoción «ha ido perdiendo peso, aunque sigue siendo muy relevante», lastrado por las incertidumbres sobre el futuro de los motores de combustión. Precisamente, este frenazo exportador de los vehículos se esconde detrás de la merma en los volúmenes de exportaciones de Castilla y León durante los últimos años. Sin embargo, el titular regional de Economía valoró el tirón de otros sectores durante la vigencia del Plan de Internacionalización, lo que entronca con el objetivo de diversificación, y destacó que el sector de la alimentación ha logrado un nuevo récord al superar en 2018 los 2.000 millones de euros, el 13 por ciento del total de las ventas al exterior. 


«La automoción ha perdido peso pero estamos viendo como han ido aumentando otros sectores», añadió Carriedo, que enumeró la situación de otros mercados como el sector de bienes de equipo, que se sitúa en tercer lugar con un peso del 10 por ciento del total, seguido del sector químico farmacéutico que incrementó su valor en el periodo 2015-2018 hasta alcanzar el siete por ciento.



Las más vistas