El nuevo desafío de la NASA

SPC
-
El nuevo desafío de la NASA

La agencia espacial de EEUU quiere revolucionar la movilidad a través de la incorporación de vehículos que circulen por las ciudades como si fueran aviones en la próxima década

La NASA pretende «revolucionar» la movilidad urbana a través de la incorporación de vehículos voladores en ciudades en los próximos años, una idea que está condicionada a la evolución de la industria privada y la regulación del sector. Los primeros coches voladores, que podrían empezar a transitar el espacio aéreo urbano durante la próxima década, tendrán la capacidad transportar hasta ocho pasajeros, según ha revelado el director adjunto de comunicaciones y sistemas de inteligencia de la NASA, el portorriqueño Félix Miranda. «Primero tendrán un piloto. Luego, cuando se incremente la autonomía, tal vez la conducción será automática», detalló al ser preguntado sobre la apariencia de los futuros coches voladores.
En este sentido, explicó que los vehículos aéreos que se moverán en áreas urbanas con transporte de carga «van a evolucionar un poco más rápido porque no tienen que tener en cuenta los detalles de comodidad» que los automóviles para personas sí necesitan.
Lo que ambos tipos de vehículos compartirán serán las normas de seguridad y las certificaciones que necesitarán para poder transitar el espacio aéreo, incluyendo las de entidades reguladoras, y las de las propias localidades sobre las que circulen, ya que van a tener diferentes reglamentos. «Eso también va a afectar al tipo de vehículo que potencialmente le va a ser permitido en las ciudades, dependiendo de sus ordenanzas y las áreas en las que puedan transitar», especificó.
Para Miranda, el principal uso irá dirigido al transporte de personas y mercancías «para descongestionar las vías urbanas», uno de los principales problemas que afrontan las ciudades en Estados Unidos y que afectan en gran medida a la calidad de vida. Sin embargo, «también se vislumbra el uso para emergencias y otras áreas que necesitan transporte rápido entre puntos equidistantes dentro de las zonas urbanas».
Entre los desafíos de la industria de la movilidad aérea urbana se encuentra la seguridad de los vehículos que transitarán por encima de los rascacielos y edificios de las ciudades. «Debemos garantizar que la navegación en el espacio aéreo sea cómoda, efectiva y segura».
Asimismo, la NASA también ha presentado parte de un estudio que calcula que aproximadamente 750 millones de personas usarán el metro aéreo en el año 2030 en una quincena de áreas metropolitanas de Estados Unidos.