Montefibre retrasa a final de año el inicio de la producción

R.C.G
-

La dirección asegura que el coronavirus impedirá completar antes la transformación de la planta prevista para junio. Es el motivo para pedir el ERTE que afectará a 53 trabajadores

Montefibre retrasa a final de año el inicio de la producción - Foto: Alberto Rodrigo

Montefibre no empezará a producir hasta finales de año. La empresa contemplaba finalizar el proceso de transformación a fibra de carbono para junio pero el coronavirus ha alterado la hoja de ruta. En el escenario actual, no creen que puedan tener todo listo hasta diciembre como mínimo y ese es el motivo esgrimido para solicitar un ERTE de cien días.

Dicho expediente de empleo afectaría a 53 de sus 112 trabajadores aunque de momento no cuenta con el visto bueno de la plantilla. Ambas partes se han emplazado a otra reunión mañana ya que el periodo de negociación finaliza el próximo martes.

Desde la dirección se remarca que la situación actual impide que las empresas subcontratadas puedan avanzar en los trabajos de transformación "generando un retraso aproximado de seis meses". Tras ser adquirida por el grupo Praedium la planta retomó su actividad produciendo fibra acrílica para "probar la capacidad de la fábrica y dar confianza tanto a proveedores como clientes" pero siendo conscientes de que las exigencias del mercado obligaban a pasarse a medio plazo a la fibra de carbono. Cuestiones internacionales como las sanciones norteamericanas a determinados países aceleraron el proceso de cambio en las instalaciones ubicadas en la carretera Logroño y para el que han contado con una importante inyección económica del Reindus. Con la primera aportación del Ministerio se encargaron todos los temas de ingeniería mientras que de la segunda subvención, de más de once millones de euros, se ha recibido estos días la aprobación oficial definitiva aunque se supiera desde hace un par de meses que se iba a conceder.

Precisamente uno de los reproches del comité es que se ha avanzado muy poco en el proyecto a pesar del apoyo de las arcas públicas, porque todavía se está en la fase de contratar y seleccionar las empresas necesarias para los trabajos de transformación. Según los trabajadores, que no comparten los argumentos de la empresa para pedir el ERTE, si se hubiesen agilizado esos trámites ahora mismo el impacto del coronavirus quizá fuese mucho menor.

Los representantes sindicales piden que en compensación por el expediente se perdonen a la plantilla las horas a devolver por el permiso retribuido además de solicitar a la dirección información adicional como la situación económica de la compañía, modificación de maquinaria acometida, causas por las que las autoridades laborales han denegado recientemente un ERTE por fuerza mayor o el estado de la deuda concursal.

Asimismo también se han pedido más medidas para prevenir contagios entre los trabajadores (hasta ahora hay cuatro posibles positivos) explicaciones de porqué no se está abonando a todos los empleados de baja el complemento salarial acordado.