Solo Jerez y Penedés ganan en visitas a Ribera del Duero

DB
-

Los turistas aumentaron un 1,2% en 2018 hasta los 383.000, tendencia que se mantiene al alza. Es la que más atractivos ofrece, con 190 servicios adheridos

Las visitas a las bodegas subterráneas de la zona son algunas de las propuestas que más sorprenden de toda la ruta. - Foto: DB

La Ruta del Vino Ribera del Duero se mantiene en 2018 como la tercera más visitada de las 26 analizadas pertenecientes al Club de Producto Rutas del Vino de España. Los 383.150 turistas contabilizados durante el pasado ejercicio la afianzan en el tercer puesto de los destinos enoturísticos españoles preferidos, al que se subió por primera vez en 2012, solo superada por la Ruta del Vino del Brandy y Marco de Jerez y Enoturisme Penedés.
La Ruta del Vino Ribera del Duero ha mantenido la tendencia alcista que ha marcado su evolución en los últimos años y su cifra de visitantes ha crecido en 2018 un 1,18% hasta superara los 383.000. Además sigue siendo la primera ruta de interior más demandada, a pesar de la incorporación de otros territorios. Junto al importante tirón que tienen las bodegas, atrayendo a los turistas con actividades cada vez más originales, el viajero también se interesa por la variada propuesta cultural que hay en la Ruta del Vino, reflejada en museos o centros de interpretación del vino y otros 17 espacios museísticos de temática diversa.
A nivel regional, la Ruta del Vino Ribera del Duero es líder absoluto, situándose a gran distancia de las seis que estaban certificadas en 2018 en cuanto a visitantes en Castilla y León, con cifras que oscilan entre los 1.479 de Sierra de Francia y los 38.000 de Rueda. El presidente de la ruta, Miguel Ángel Gayubo, valoraba muy positivamente los datos obtenidos. «Aunque desde la ruta seguimos valorando más la calidad que la cantidad, estamos muy satisfechos porque seguimos creciendo y manteniendo unos grandes resultados», señalaba Gayubo.
Los datos de afluencia de visitantes a la Ruta del Vino Ribera del Duero durante 2018 arrojan también una importante desestacionalización de las visitas, uno de los principales objetivos de sus responsables. Si bien octubre, coincidiendo con la vendimia, sigue siendo el mes en el que recibió mayor número de enoturistas, 27.767, no hay demasiada diferencia con septiembre con 25.592, noviembre en el que llegaron 24.406 o marzo que tuvo 23.273 visitantes. Incluso agosto, tradicionalmente vinculado al turismo de sol y playa, se sitúa como sexto mes en el que más visitas se recibieron, un total de 22.358 personas.
La Ruta del Vino Ribera del Duero se sitúa también a la cabeza nacional en cuanto a servicios enoturísticos ofertados a los visitantes. Los 190 adheridos con que cuenta la posicionan como la segunda del país, solo superada por Enoturisme Penedés.