La Subdelegación comienza a enviar sanciones a infractores

F.L.D.
-

Los agentes municipales han tramitado hasta el momento 1.100 denuncias, mientras que el otro cuerpo de seguridad ha multado a 500 personas

Agentes del cuerpo municipal controlan vehículos en la Plaza España - Foto: Patricia González

Las sanciones por quebrantar el estado de alarma ya están empezando a llegar a los domicilios de los infractores. La Subdelegación del Gobierno en Burgos, ya con los protocolos y baremos establecidos por el Ministerio del Interior, ha tramitado las primeras denuncias propuestas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que en la provincia han multado hasta el momento a más de 3.500 personas, de las cuáles, 1.600 han sido en la capital, según informó ayer la concejala de Seguridad Ciudadana, Blanca Carpintero. 

La mayoría de estas denuncias han sido tramitadas por los agentes de la Policía Local, en concreto, 1.100. Este número es más del doble de las sanciones propuestas por los efectivos del cuerpo nacional, que enviaron a la Subdelegación las 500 restantes. En la mayoría de los casos, añadió Carpintero, los infractores quebrantaron las medidas de confinamiento en más de una ocasión. 

Y es que la intención inicial de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ha sido siempre la de informar y mantener un tono dialogante con aquellos que incumplen el decreto del estado de alarma. Sin embargo, a los pocos días comenzaron a contabilizarse las primeras denuncias, principalmente, porque se producían faltas de respeto a los agentes o porque el quebrantamiento era reiterado. El Ministerio del Interior dio orden entonces de detener a aquellos que persistían en su actitud y en la provincia han superado hasta el momento la treintena. 

Por otro lado, cabe destacar que los sábados y domingos y, sobre todo, los puentes, han sido los momentos de mayor tránsito e incumplimiento en lo que va de cuarentena. Así, solo en los últimos cinco días de Semana Santa, la Guardia Civil, la Policía Nacional y las locales de Burgos, Aranda y Miranda detuvieron a 7 personas y propusieron más de 800 denuncias. 

El ministerio que dirige Fernando Grande Marlaska envió la semana pasada un documento a todas las delegaciones del Gobierno en el que se establecían las bases para que se pudieran comenzar a tramitar las denuncias confeccionadas por los agentes. Del mismo modo, se fijaba un baremo sobre circunstancias en las que se habían producido las infracciones y la cantidad económica de la multa. 

Según la tabla de Interior, solo por salir a la calle sin una justificación, una persona se enfrenta a 600 euros de sanción, una cantidad que se incrementa en función de la gravedad, como el enfrentamiento con los agentes o el riesgo que se genere hacia el resto de ciudadanos, hasta los 10.400 euros, montante que supone, por ejemplo, reunirse o montar una fiesta. 

En el caso de la provincia, la mayoría de las infracciones han sido de 600 euros.