A vueltas con la Sanidad

M.R.Y. (SPC)-Agencias
-

'Obamacare', el programa que ayuda en la contratación de seguros médicos, cumple 10 años en medio de la epidemia del COVID-19 y con nuevos frentes legales abiertos

A vueltas con la Sanidad - Foto: Lea Suzuki

Estados Unidos, al igual que buena parte del planeta, está inmerso en la crisis provocada por el coronavirus, una pandemia que, además de paralizar a los países, también pone en jaque sus sistemas sanitarios. 
En EEUU sigue en vigor la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, más conocida como Obamacare, impulsada por el expresidente demócrata al llegar a la Casa Blanca y que ahora cumple 10 años nuevamente sumida en la polémica. Y es que si ya entonces fue criticada y repudiada por la oposición, ahora vuelve a estar bajo la incertidumbre de un nuevo fallo en el Tribunal Supremo, que debe decidir, por tercera vez, sobre un recurso de inconstitucionalidad.
«Hace 10 años, promulgué la Ley de Cuidado Asequible de la Salud (ACA, en inglés)», recordó Barack Obama en Twitter. «La ley protege las condiciones preexistentes, redujo la tasa de personas no aseguradas a la mitad y tuvo otros muchos beneficios. Pero sigue estando bajo ataques políticos justo en los momentos que necesitamos más el cuidado de la salud», insistió. «Tenemos que protegerla y mejorarla hasta que cubramos a todos», zanjó el exdirigente.
Con el voto de los demócratas y el rechazo de los republicanos, Obama promulgó el 30 de marzo de 2010 la legislación que había sido una de grandes sus promesas electorales y se convirtió en el logro emblemático de sus ocho años en la Casa Blanca.
El mayor ajuste del sistema nacional de salud en medio siglo fue blanco del actual presidente, Donald Trump, quien durante su campaña electoral en 2016 prometió que «de inmediato y desde el primer día» de su mandato derogaría Obamacare y lo reemplazaría con un programa mucho mejor, más barato, que ampararía a todos los estadounidenses.
Durante estos años, los republicanos han iniciado continuas querellas en tribunales contra diversos aspectos de la legislación, y ahora el ACA está en el Supremo, que este mes admitió a trámite una demanda para revisar de nuevo su legalidad -lo hará después de las elecciones de noviembre-, después de haber fallado ya en dos ocasiones a favor de su mantenimiento.
Durante dos años, Trump siguió repitiendo su mantra «repeal and replace» (revocar y reemplazar), pero no logró del Congreso la anulación ni ha presentado una alternativa. 
«El mundo está en crisis y la pandemia de Covid-19 es un toque de sobriedad que nos recuerda cuán importante es el cuidado de la salud para las familias», señaló el presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez. «Gracias a esta ley, más de 20 millones de personas han obtenido cobertura médica; la tasa de personas sin seguro médico en EEUU ha caído a niveles sin precedentes, las aseguradoras no pueden negar o reducir la cobertura a personas con condiciones preexistentes», añadió. «Los jóvenes pueden permanecer en el seguro de sus padres hasta los 26 años, más de 55 millones de mujeres han obtenido acceso a anticonceptivos sin tener que pagar una parte, y las aseguradoras no pueden imponer límites al cuidado médico que la gente recibe», apuntó Pérez.
Aunque buena parte de los seguros médicos obtenidos en el marco del ACA se han encarecido en esta década, los ahora amparados hubieran estado sin cobertura en la emergencia nacional del coronavirus, que ha infectado ya a más de 30.000 personas, ha matado a centenares de personas y sigue expandiéndose cada día.
Millones de personas obtienen su seguro médico por medio de su empleo, pero una encuesta realizada entre los días 13 y 14 de marzo mostró que casi el 20 por ciento de las personas ha perdido su trabajo o ha pasado a jornada reducida, debido a la pandemia. Obamacare permite que quienes pierdan su empleo o su fuente de ingresos pueden registrarse, en cualquier fecha, para el programa que cubre una porción del coste de las tarifas mensuales, gastos deducibles y copagos.