La privada supera a la pública en titulados de Bachillerato

B.G.R.
-

Lo hicieron el 87,42% de los alumnos el curso pasado frente al 76,89% de los institutos, que tienen casi el triple de matrícula

La privada supera a la pública en titulados de Bachillerato - Foto: Luis López Araico

Los resultados académicos de los escolares burgaleses bajaron ligeramente el pasado curso respecto al anterior, si bien la inmensa mayoría de los alumnos consigue terminar de forma satisfactoria tanto la etapa obligatoria como la posobligatoria. En el primer caso, la tasa de titulación en la ESO es similar en la enseñanza pública y en la concertada y se situó en el 85,75% (86,1% en el anterior), no así en el Bachillerato, donde los alumnos de esta última presentan un porcentaje de éxito sensiblemente mayor.
Los datos facilitados por la Dirección Provincial de Educación así lo revelan. En los colegios concertados, en la mayoría salvo en tres el Bachillerato es de carácter privado, 604 estudiantes se examinaron en segundo, de los cuales aprobaron 528, lo que supone el 87,42%. Un total de 444 o el 73,51% lo hicieron en la convocatoria ordinaria y 84 en la extraordinaria, que a su vez representan el 52,5% de los 160  que se presentaron a esta última.
La principal distancia con la pública se encuentra en el volumen de matrícula, ya que acoge al 73,5% del alumnado. Al primer periodo de evaluación concurrieron 1.679 alumnos y aprobaron 1.070, lo que representa el 63,73%, mientras que al segundo llegaron 592, superándolo 221 o un 37,33%. Entre unos y otros 1.291 jóvenes titularon, lo que representa un 76,89%.
¿A qué obedece esa diferencia de 10,5 puntos entre la escuela concertada y la pública? Responsables de centros de ambas modalidades aluden a varios motivos. Uno de los más citados es la ratio de alumnos por profesor, bastante superior en el segundo caso o a razones socioeconómicas, si bien se ciñen a lo que ocurre en las instalaciones educativas de las que son responsables y al hecho de que la exigencia en segundo de Bachillerato va unida a la de la prueba de la EBAU.
El director del instituto Comuneros de Castilla, Tomás Gómez, afirma que en el caso de este centro no existe un «desfase significativo» entre la nota media de la etapa posobligatoria y la de acceso a la universidad, mientras que las tasas de titulación se mantienen con pocas variaciones (79% en junio y 100% de aprobados en la antigua Selectividad). A la hora de abordar esa diferencia porcentual, prefiere no distinguir entre los dos modelos de enseñanza y alude a dos razones que se pueden dar en ambas. Por un lado, hace referencia al número de alumnos, que cuando es inferior puede redundar en mejores resultados porque permite «atenderlos de forma más individualizada». «No es lo mismo una clase de 30 que de 14», subraya, al tiempo que se detiene en que en la dotación de la calle Batalla de Villalar no hay aulas con menos de la primera cifra de una matrícula de 125 en segundo. Y por otro, pone la atención en la decisión consciente y motivada de los estudiantes cuando eligen cursar esta etapa: «Igual en un colegio público podría darse una cierta continuidad en Bachillerato para seguir en el centro al no tener ningún coste».