El Madrid gana y se reconcilia con los triples

EFE
-

Los blancos vencen al Obradoiro por 94-70 gracias a una exhibición de tiros desde los 6,75 metros y miran ya hacia los cuartos de final de la Euroliga

El Madrid gana y se reconcilia con los triples - Foto: Emilio Naranjo

El Real Madrid se impuso al Monbus Obradoiro por 94-70 y se reconcilió con la línea de 6,75 metros, después de que en los dos últimos partidos sólo anotara 4 triples en cada uno, en un choque en el que las canastas de tres puntos fueron protagonistas. Hasta 30 triples se llegaron a anotar entre los dos equipos.

La línea de los tres puntos pasó a ser el centro del partido, por los lanzamientos y acierto del equipo de Moncho Monsalve y por la poca puntería, desde esa misma distancia, del Real Madrid de Pablo Laso.
Pero el conjunto blanco amparado en Facu Campazzo y Walter Tavares se agarró al partido y acabó el primer cuarto con 20-22 y 6/12 en triples de los gallegos por 3/9 de los locales.
En el segundo cuarto, el Madrid sufrió cuando Campazzo tuvo que ir al banco para tomarse un respiro. Klemen Prepelic sigue sin tener confianza en el puesto de base y su equipo y los rivales lo notan. El Obradoiro siguió jugando a lo suyo, al triple, y la verdad es que le salió bien. Acabó los primeros veinte minutos de juego con un gran 11 de 24 (46%) y sólo 4 canastas de 2 de 11 intentos. Pero el Madrid mejoró gracias a un triple de Rudy Fernández en los últimos instantes y se pudo ir al descanso con ventaja en el marcador, 45-43.
Tras el paso por vestuarios, el juego ofensivo del Real Madrid comenzó a fluir de forma continua, al tiempo que la defensa exterior ahogó las líneas de pase del equipo gallego y, por tanto, su efectividad desde los 6,75 metros. Reconciliado con el triple, tanto a favor como en contra, Laso pudo seguir con su plan de no cargar de minutos a los jugadores más castigados, amparado en un marcador que ya no ofreció dudas, 76-56 (m.32). El Madrid consiguió una victoria importante, 94-70 en la que entre ambos equipos anotaron 30 triples, de cara a la moral en la lucha de los playoffs de la Euroliga ante el Panathinaikos griego que comienza el próximo miércoles.

 

Otros partidos

Un triple increíble de Nico Laprovittola sobre la bocina dio un triunfo vital al Divina Joventut ante el San Pablo Burgos (88-85), que puso fin a una racha de tres derrotas consecutivas de los catalanes y los afianza entre los ocho mejores de la Liga Endesa.
El Herbalife Gran Canaria sobrevivió a una auténtica batalla en Fuenlabrada en la que logró un triunfo de oro (88-93) en la pelea por la salvación, con el que empata a diez triunfos con su rival de hoy y suma su segunda victoria fuera de casa en la actual Liga Endesa.
Guiado por Nik Caner-Medley y Goran Suton, el Movistar Estudiantes logró una paliza de valor doble ante un débil Cafés Candelas Breogan, rival directo en la lucha por la permanencia, que no solo perdió el partido, sino también su ventaja particular con los madrileños (95-62).