scorecardresearch

Villarcayo comenzará a controlar a sus gatos calllejeros

A.C.
-

El Consistorio firmó ayer un convenio con la Protectora de Animales de Las Merindades, que se compromete a esterilizar, desparasitar y vacunar a los felinos y concienciar a la población

La presidenta de la Protectora de Animales de Las Merindades, Sylvia Lorenzo, en la calle Obras Públicas ayer. - Foto: A.C.

La Urbanización Villahermosa camino de Cigüenza, Horna y la calle Ángel López García y Villacomparada de Rueda tienen en común el mismo problema, una proliferación descontrolada de gatos callejeros que causan muchas molestias y quejas entre los vecinos. Para comenzar a controlar a estos animales y a los de las otras siete colonias, que de momento han localizado en el casco urbano de Villarcayo las voluntarias de la Protec- tora de Animales de Las Merindades (Napame), la teniente alcalde, Natalia Fernández, y la presidenta de la asociación, Sylvia Lorenzo, firmaron ayer un convenio de colaboración con tres años de vigencia.

Napame presentó el Plan de Control, Esterilización y Suelta de Colonias Felinas a Villarcayo y el Ayuntamiento ha decidido darle su apoyo con 10.000 euros anuales, que cubrirán numerosos gastos veterinarios y de alimentación y este primer año de compra de material, como comederos, jaulas, etc. Las voluntarias de Napame, que cuenta con ocho personas, ya han dado algunos pasos, localizando colonias, en las que se cuentan más de un centenar de animales, pero queda mucho trabajo por delante para llevar a cabo la esterilización de todos los que localicen. Además de esta labor que se llevará a cabo en las dos clínicas veterinarias de Villarcayo, con las que han llegado a un acuerdo, se aprovechará la captura de los gatos para desparasitarlos tanto interna como externamente, vacunarlos y tratar sus enfermedades.

El Consistorio ha cedido al colectivo un local, donde transitoriamente podrán quedarse los animales que se encuentren enfermos durante su recuperación. De este modo, saldrán a la calle con buena salud y limpios, lo que evitará la propagación de sus enfermedades. Pero que no se olvide, «el gato callejero es necesario, porque evita la proliferación de otras plagas más molestas y peligrosas, como las de ratas o ratones», como recordó Sylvia Lorenzo.

Desde la Protectora quieren realizar también un trabajo de concienciación entre los vecinos de Villarcayo, a los que recomiendan que solo alimenten a los gatos con pienso seco. La costumbre de darles sobras de comida o de pescado crudo genera malos olores, suciedad, moscas y molestias por las que se quejan los vecinos. El convenio incluye financiación para la compra del pienso y la protectora instalará comederos con tolvas que suministrarán tanto pienso como agua a los gatos, aunque les sería de gran ayuda que residentes de cada zona se comprometiesen a controlar si queda o no alimento y agua y a rellenar las tolvas. Se les facilitará un carné de colaborador para identificarse, si alguien les llama la atención.

También en pedanías. En cada colonia se pondrá una placa con las recomendaciones de lo que hacer ante los gatos, que serán capturados con jaulas y marcados en las orejas para su identificación como animales controlados sanitariamente. Las gatas pueden parir de 4 a 6 cachorros hasta tres veces al año, lo que da idea de la rapidez con que crecen las colonias, que solo reducen las enfermedades o los accidentes. Napame busca que los felinos «tengan una vida digna en la medida de lo posible». Pero se les pondrá coto con la esterilización tanto de machos como de hembras. El trabajo comenzará por Villarcayo y su extrarradio y pretende continuar por las pedanías, donde la teniente alcalde afirmó que se producen muchas menos incidencias y problemas.

Para concienciar a la población infantil y al resto de vecinos, el convenio también establece la celebración de charlas en el colegio Princesa de España y en otros escenarios cuando pase la pandemia. Con este primer convenio, las integrantes de Napame admiten que tratarán de aprender de los errores antes de ofrecer el mismo plan de control a localidades de la comarca, como Medina de Pomar.