El MásterChef mundial

B.G.R.
-

El burgalés Pedro Corral no logra medalla en las olimpiadas mundiales de FP pero vuelve más que satisfecho de la experiencia

La competición internacional que se celebró la semana pasada en la ciudad de Kazán (Rusia). - Foto: Cedida por Pedro Corral

Pedro Corral ha vivido su particular MásterChef, aunque sin ser televisivo. Lo ha hecho a 5.000 kilómetros de casa, en Kazán (Rusia), como representante de España en la modalidad de Cocina de los campeonatos mundiales de Formación Profesional. En esta ocasión, ha vuelto sin las medallas que logró en las fases regional y nacional de estas olimpiadas. Pero eso es lo de menos, porque la experiencia que ha vivido quedará para siempre en su memoria, no solo por estar entre los mejores del mundo, sino por lo enriquecedor de conocer a compañeros de otras culturas.
«Ha sido una vivencia muy bonita en la que he aprendido la calidad de enseñanza gastronómica que hay en otros países», señala este joven que regresó a Burgos el jueves pasado tras una intensa semana de pruebas. Ha sido uno de los 28 componentes de la delegación española que ha viajado a la ciudad rusa para participar en las 26 modalidades de FP que acogen estas olimpiadas. En la suya competían 48. Ha quedado en el puesto 31, después de que el país anfitrión, Polonia y China lideraran finalmente la clasificación.
gran competencia. Está contento con su participación. «Lo hice todo bastante bien pero la rivalidad era muy dura», asegura, al tiempo que reconoce que uno de sus pocos fallos estuvo en las prisas a la hora de emplatar el salmón. Esta era una de las cuatro pruebas que tuvo que pasar y que ya estaban marcadas: el primer día tocaba una crema, el segundo pescado, el tercero una carne y el último un postre. Para su elaboración disponía de tres horas y media, un tiempo que considera «algo ajustado» pero que no mermó su ánimo mientras se afanaba en los fogones bajo la atenta mirada de varios jurados que valoraban no solo la elaboración en sí, sino también otros aspectos como la limpieza y el orden, dos de los que destacan de este joven cocinero burgalés.
El MásterChef mundialEl MásterChef mundialCorral se decantó por una crema de coliflor, seguida de un salmón flambeado con vodka, un solomillo acompañado de verduras y una ‘mousse’ de chocolate con bizcocho. Estos dos últimos platos es de los que más orgulloso se siente, teniendo en cuenta que tan solo tuvo dos meses para preparar la competición. Lo hizo en su antigua escuela, la de La Flora, y con el profesor Sergio Linares, quien estuvo a su lado Rusia. «Hay otros países que están más de dos años entrenándose», subraya, con la atención puesta ahora en el campeonato europeo de FP que se celebrará dentro de un año en la ciudad austriaca de Graz y al que quiere dedicar más tiempo para practicar.
Corral se siente «satisfecho» y sobre todo «orgulloso» de haber representado a su país, pero el hecho de ganar sendas medallas de oro en los campeonatos regional y nacional y haber llegado al mundial no ha cambiado sus planes de futuro. Trabaja en el restaurante familiar de Villadiego, La Cueva de Mayla, y su deseo pasa por montar su propio negocio de restauración junto a su hermano, también chef. Hasta que llegue este sueño, sigue entre fogones, apostando una cocina creativa, que le lleva a probar cosas nuevas, mezclar e innovar, pero sin olvidarse en ningún caso de los platos tradicionales.