El gasto farmacéutico repunta y supera ya los 600 millones

Ical
-
Una farmacéutica busca unas medicinas en su establecimiento. - Foto: César Sánchez (Ical)

Cada beneficiario de Sacyl gasta una media de 255 euros al año en medicamentos

El gasto farmacéutico no toca techo. El aumento de la esperanza de vida, y en consecuencia el repunte de enfermos crónicos pluripatológicos, unido a la aparición cada día de nuevos fármacos más que caros para tratar enfermedades que antes no tenían una fórmula terapéutica provocan que el gasto en farmacia no pare de crecer. Los últimos datos recogidos por Ical de la Consejería de Sanidad indican que al cierre de 2018 el gasto en receta, que representa la parte que se financia de los medicamentos prescritos y dispensados por Sacyl, se elevó a 609,35 millones, un 2,76 por ciento más que en el ejercicio anterior, y un 12,6 por ciento más que hace cinco años, cuando en 2014 fueron 541,28 millones.

Estas cifras arrojan que el gasto anual por persona supera ya los 255 euros, 32,5 euros más que en 2014, cuando la factura se cerró en 224 euros. Esto supone que cada castellano y leonés protegido por el sistema gastó 21,37 euros por mes, un 3,31 por ciento más. Si se observa la evolución, se detectan incrementos año a año. Así, si en 2014 fueron 18,66 euros mensuales, en 2015 ya fueron 19,12; en 2016 llegaron a 19,88 euros, que superaron ya los 20 en los dos ejercicios siguientes, con 20,69 y 21,37 euros, en cada caso.

De forma paralela al repunte del gasto, en este tiempo también crecieron las recetas, hasta los 52,8 millones, con un ocho por ciento más que en 2014, cuando fueron 48,87, y un 1,69 por ciento más sobre 2017. Eso implica que el año pasado los facultativos prescribieron una media de 22,21 recetas por persona protegida al año, lo que supuso una media de 1,85 al mes, un 2,23 por ciento más que en 2017. Hace cinco años la cifra fue de 1,69 recetas por mes.

Los grupos terapéuticos que mayor repercusión tienen en el gasto son los del sistema nervioso, que suponen uno de cada cuatro euros. Le siguen los del tracto alimentario y metabolismo, con cerca del 19 por ciento, y del sistema cardiovascular, con un 18,5 por ciento. Entre los tres superan el 60 por ciento del presupuesto. La distribución porcentual por edad arroja, menos en dos grupos, que son las personas de 75 años o más las que consumen más medicamentos, hasta copar el 40,72 por ciento de los envases consumidos. Así, por ejemplo, en el grupo para el tracto alimentario y metabolismo, el 42,3 por ciento los consume este grupo; el 46,27 por ciento del grupo sistema cardiovascular, y el 53,72 por ciento, del de sangre y órganos hematopoyéticos.

Por lo que respecta a las áreas de salud, la mayor pare del gasto se concentra en las áreas de León, Salamanca y Burgos. Entre las tres acapararon el último año el 43,7 por ciento del gasto total de la Comunidad, al superar los 266 millones. Si el cómputo se realiza por provincias, encabezaría el gasto la de Valladolid capital, al sumar entre sus dos áreas 110 millones. Si bien, si se analiza el gasto por persona protegida y mes, son las áreas de salud de El Bierzo y Zamora las de mayor gasto, al superar los 25 euros, cuando la media autonómica fue de 21,37 euros. Mientras, Segovia y Valladolid son las que tuvieron un gasto menor, al no llegar a los 20 euros por persona protegida y mes.

Aportación

En cuanto a la aportación, es decir, la cuantía que abona el usuario al adquirir los medicamentos en la oficina de farmacia, el porcentaje permanece casi constante desde hace cinco años, con valores cercanos al diez por ciento. Así, si en 2014 fue del 9,86 por ciento, en 2018 se situó en el 9,73 por ciento, que supuso una caída del 0,75 por ciento sobre el ejercicio anterior, ya que las aportaciones descendieron en la variación interanual en la mayoría de los meses. El de mayor caída fue abril, con un 2,97 por ciento menos.