Residuos cero en la producción hortícola

I.M.L.
-

La empresa familiar Con Sabor de Huerta en Aranda descarta el uso de químicos y apuesta por la prevención con colonias de insectos

El verdor de lechugas listas para su recogida contrasta con el ‘cielo’ blanco de los plásticos que las protegen. - Foto: DB

La empresa arandina Con Sabor de Huerta cuenta con el certificado de ‘Residuos Cero’ en su producción hortícola de tomates. Un sello que conlleva un trabajo preventivo en el campo para evitar las plagas en la plantación que se realiza a través del uso de agentes biológicos. Esta empresa familiar comenzó hace casi 40 años con la labor de Asun García que "lleva toda la vida en la huerta y vendiendo en el mercado, a menor escala" recuerda su hija Montse San Martín García, que junto a su hermano Jose Isaac, se han hecho cargo hace siete años del testigo. "Hace 15 o 20 años empezamos a poner invernaderos, uno pequeño primero, pero nada que ver con lo que hay ahora", reconoce San Martín, ya que le dieron un vuelco tanto a la finca como a la forma de trabajar cuando crearon la empresa Con Sabor de Huerta y abrieron la página web para, además de realizar las ventas en el puesto del mercado semanal de los sábados en Aranda, poder recibir pedidos on line y realizar reparto a domicilio.

Ahora con varios invernaderos, más el cultivo que se realiza sin necesidad de estar a cubierto, unas decenas de gallinas camperas y tres empleados, estos dos hermanos han dado un paso más para conseguir lo que Montse confiesa que siempre ha sido su filosofía: "trabajar con residuo cero". Este método de cultivo supone no utilizar ningún tipo de tratamiento químico o fitosanitario, optando siempre por agentes biológicos para controlar las plagas que puedan sufrir los cultivos.

"Hemos empezado por certificar ‘Residuo Cero’ los tomates desde el año pasado que ya se cultivan sin ningún tipo de tratamiento, aunque así lo hacemos en toda la finca, pero el certificado está solo para el tomate que es lo que más producción tenemos", explica Montse, aunque están planteándose ampliar la certificación a la cosecha de pimientos de este año, que pretenden que aumente con respecto a la anterior.

El método de trabajo para poder conseguir esta certificación se fundamenta en descartar todo tipo de tratamiento no natural. "Ningún químico ni fitosatinario, todo se hace con agentes biológicos, trabajamos con insectos parasitarios, depredadores principalmente, para controlar todas las plagas con bioproducción, con pequeños insectos que se van soltando durante las semanas para luchar contra el pulgón, la mosca blanca o la araña, principalmente", explica Montse, que es la ingeniera agrónoma de la empresa y toma las decisiones junto con su hermano, igual que el trabajo del día a día, que suele comenzar a las 8 de la mañana.

Reconoce que estos tratamientos no consiguen eliminar totalmente las plagas "pero mantiene un ecosistema controlado para que la planta produzca sin verse dañada la calidad de fruto". De hecho, aunque se puede perder un 20% de la producción anual con este control, asegura que merece la pena. "La planta puede producir menos pero el tomate sabe mejor", defiende Montse. Más allá del gusto, el cliente final puede comprobar con datos empíricos que se siguen estas pautas de producción. "’Residuo Cero’ es una certificadora de calidad que lo que hace es coger muestras todas las semanas y las analiza, el cliente, tanto el particular como si fuese un supermercado, puede conocer la analítica de la semana, del lote en cuestión, y ver que es residuo cero", confirma Montse.

DEL MERCADILLO SEMANAL AL ENCARGO DIGITAL. En una situación normal, las ventas que realizan de sus productos en el mercado semanal que se celebra los sábados en Aranda superaban con creces los encargos a través de la página web y del contacto de whatsapp, que funciona durante todo el año de manera paralela. 

En las últimas semanas, con esa cita sabatina suspendida, le ha tomado el relevo los encargos a domicilio, ya que los clientes aprovechan que son servicios esenciales para seguir disfrutando de las hortalizas recién cortadas para completar una dieta equilibrada.