scorecardresearch

«Me gustaría gestionar el futuro, pero sigo con el pasado»

ROBERTO MENA
-

Diego Martínez, gerente del Burgos, destaca el arduo trabajo que se está realizando en el club para «limpiar la casa por dentro y ordenarla». «Nos hemos encontrado con que el pasado curso no se ha pagado nada ni a nadie», dice en una entrevista a DB

Diego Martínez, gerente del Burgos CF. - Foto: Luis López Araico

Diego Martínez está convencido de que el proyecto del Burgos saldrá adelante «sin excesivos problemas» si son capaces de continuar por la senda adecuada. Llegó en julio para hacerse cargo de la gerencia del club blanquinegro y desde entonces ha estado apagando incendios con el único objetivo de que la entidad de la ribera del Arlanzón compitiera y fuera viable en Segunda División. El pasado curso sigue siendo un lastre para el actual, aunque el burgalés confía en que tras la Junta General de Accionistas prevista para el próximo 17 de diciembre se pueda pasar página y poner en marcha las distintas iniciativas en las que trabaja con el único objetivo de que el Burgos crezca.

¿Cuál es la situación actual del Burgos CF?
La situación es delicada, pero estamos poniendo los mimbres para sacarlo adelante. Al haber conseguido el ascenso los gastos han sido superiores, pero también han aumentado los ingresos. Además, haber entrado en LaLiga  abre muchas puertas y no solo hablo del CVC -es un fondo de inversión que repartirá distintas cantidades entre los equipos del fútbol profesional-. Haciendo bien las cosas vamos a sacarlo adelante sin excesivos problemas.

¿Qué hubiera sido de la entidad si no llega a consumarse el ascenso?
El panorama sería mucho más complicado, ya que no existirían esas fuentes de ingresos de las que hemos hablado anteriormente para paliar todo lo que arrastras de la temporada anterior. Nos hemos encontrado con que el último curso no se ha pagado nada ni a nadie. Desde las facturas mas pequeñas como el hotel de Badajoz, que lo acabamos de pagar ahora, a otros pagos más importantes. Hemos ido priorizando y solucionando lo más urgente como estar al corriente de pago con las administraciones públicas, retirar las denuncias en la AFE y en la UEFA o la participación contable en LaLiga. A partir de ahí se ha negociado con los proveedores las deudas que existían. Ha sido una labor muy intensa.

¿El fútbol profesional es otro mundo?
Es una oportunidad. Eres el representante de una ciudad que además está muy involucrada con el deporte y la gente quiere ir contigo de la mano, pero para eso hay que hacer bien las cosas. Si las noticias que salen del Burgos es que cada día hay una denuncia de un jugador o impagos, la gente no quiere asociar su nombre contigo. Pese a todo, la respuesta de la afición ha sido excelente en todo momento. También hay muchas ideas que queremos poner en marcha.

Como por ejemplo...
Queremos que todo el mundo se involucre, que cada partido del equipo vaya asociado a una serie de actividades alrededor de esa jornada, organizar viajes y aprovechar la oportunidad de que jugamos contra muchos equipos del norte. Que el club vaya a mejor lo va a notar la ciudad. Cada fin de semana viene gente de fuera y se puede hacer una programación con el Ayuntamiento para que puedan visitar los lugares de interés de la capital, hablar con la Diputación para acercar el Burgos CF a la provincia... El objetivo es que el club siga creciendo.

¿Cómo de importante es que el equipo se mantenga para el área administrativa?
Es muy importante para poder continuar con el proyecto que queremos establecer, pero si se desciende no se va a liquidar el club. Esos planes de futuro que tenemos pasan por conseguir esa permanencia. Hacer una nueva tribuna, crear una ciudad deportiva o habilitar la zona de La Corrala será mucho más fácil en Segunda que si se está en una categoría inferior.

(La entrevista completa, en la edición impresa de Diario de Burgos de este miércoles o aquí)