Aparicio: "La corrupción ha sido devastadora"

Rodrigo Pérez Barredo
-
Aparicio: "La corrupción ha sido devastadora" - Foto: Alberto Rodrigo

El exalcalde de Burgos y exministro de Trabajo analiza la situación política

Menos parlamentario europeo lo ha sido todo en política nacional, autonómica y local. Su última responsabilidad, consejero de Indra, cargo que dejará a finales de mes. No se postula para un nuevo cargo. Pero si le llaman, se lo pensará. 
Estamos ya en plena precampaña... ¿Siente cierta añoranza?
En clave de humor: cuando pienso en ciertas personas y en algunos proyectos, sí; pero enseguida me acuerdo de otras personas y de otros proyectos y se me pasa.Nunca he sido nostálgico. Entiendo que la vida son páginas que hay que saber pasar.
¿Y qué siente entonces?
Preocupación. Porque creo que es un momento muy difícil para la política local, autonómica, nacional e incluso europea. Hoy mismo no sabemos cuál va a ser la resolución de los problemas que tiene el Reino Unido; hoy mismo no sabemos cuál va a ser la estabilidad que va a ser capaz de aportar el gobierno de España; hoy mismo no sabemos qué pasará en nuestra región, aunque mi confianza es que en Castilla y León primará la sensatez y la prudencia. Y preocupación pensando en lo que tenemos por delante y por detrás, generaciones que merecen una mejora de su calidad de vida y la resolución, si no de todos sus problemas, al menos de la mayor parte.
Que son muchos...
No estamos en los mismos niveles de prosperidad que pudimos haber tenido al comienzo de los 2000. Recuerdo, en este caso de manera muy positiva, la evolución del empleo y de afiliación a la Seguridad Social cuando yo mismo estaba en responsabilidades de gobierno. No estamos en las mismas circunstancias. No ha habido una recuperación plena. Y por eso me preocupa una recaída en plena convalecencia.
Quizás tampoco fuera real aquella evocada prosperidad...
La negación de la evidencia no creo que se le pueda imputar al PP. Recuerdo los brotes verdes, que la solución fue hinchar el gasto público en plena crisis. Y eso nos condujo a una situación dramática y a la paralización del conjunto de las inversiones que había en esta provincia.No saber que existe un problema es mal camino para resolverlo.
¿Ha dejado definitivamente la política o aún no ha cerrado todas las puertas a un posible regreso para tareas de gobierno?
No sé si yo he dejado la política o la política me ha dejado. Como en muchos aspectos de la vida, en la política hay que saber llegar y hay que saber salir. Y creo que eso hay que hacerlo despacito y en silencio. He tenido responsabilidades importantes, pero también he sabido dejarlas.
¿Eso es un sí? ¿Cierra la puerta a un posible regreso?
Hago también la broma de mi condición de reserva. De reservista: sigo a disposición del mando pero espero que no me movilicen.
O sea que no. Está en el banquillo...
Pero no soy el entrenador.
Pero es miembro de la plantilla y le pueden convocar y sacar a jugar.
No oculto que me agrada que personas que para mí son importantes en política me sigan llamando y a veces me hagan consultas. Pero siempre espero a que me llamen.
Siempre manifestó que le hubiese gustado ser parlamentario europeo, y también hay comicios...
Todo tiempo tiene su afán. Y me hubiese gustado completar el ciclo: he sido parlamentario autonómico, diputado, senador, miembro de la Mesa del Congreso... Para mí hubiese sido una satisfacción participar del Parlamento Europeo, pero creo que ese tiempo pasó. Hoy más que nunca hace falta mucha carga de sentido común y de impulso para retomar el europeísmo, pero no sé si yo tengo la edad y las condiciones necesarias para cumplir bien.
¿Y si se lo pidiera el partido?
En la vida es importante quién te lo pide y cómo te lo pide. Y solamente si te lo piden bien y te lo justifican es cuando te lo puedes plantear.Antes sería especular. Y eso no me gusta.
Su última ocupación ha sido en Indra. ¿Cómo ha sido la experiencia? 
Compleja y muy interesante.Compleja porque ha sido vivir en la cúpula de una empresa que tal vez, tecnológicamente, sea la más relevante de España. Y una empresa que también aborda aspectos en materia de defensa, de seguridad. Hablamos de una compañía capaz de hacer transformaciones tecnológicas, de hacer ciberseguridad. Y una empresa que ha sufrido la crisis, en la que ha habido que hacer saneamientos y reformas internas muy importantes. Y me siento satisfecho. Tengo la sensación de que la Indra que voy a dejar [lo hará a finales de este mes] queda mejor que la que me encontré. Y he tenido la suerte de conocer a gestores y compañeros que me han enseñado cosas que desconocía; yo a ellos tal vez les haya podido aportar mi experiencia y mi conocimiento. Ha sido una página más.
¿Y exigente? ¿Le ha quitado tanto tiempo como la política?
Siempre que te tomas algo con sentido de la responsabilidad tienes que ser humilde y estudiar y dedicarle tiempo. Un periódico son unas pocas páginas, pero detrás hay muchísimas horas. Y yo creo que la metáfora se puede aplicar a cualquier otro tipo de trabajo. Puede que la reunión de un consejo de administración sea de seis o siete horas, pero detrás hay tiempo de preparación, de estudio, de conocimiento. 
Siguiendo con su metáfora, ¡lástima que el sueldo de periodista no se parezca al del integrante de un consejo de administración!
Me parece que mientras haya un equilibrio razonable entre responsabilidad y retribución no estaremos en un mundo ilógico.
¿Y después de Indra?
Seguiré haciendo mi vida en Burgos, tratando de retomar mi relación con las instituciones con las que sigo colaborando, como la Universidad Isabel I, a cuyo consejo asesor pertenezco, trataré de colaborar con la última institución con la que estuve trabajando como es la FAE. Y buscaré aportar mi experiencia y mi capacidad de trabajo a quien me lo pida.
En mayo hará ocho años que dejó la Alcaldía de Burgos. ¿Cómo ve la ciudad?
Indudablemente mejor. Es una ciudad que también ha sufrido la crisis, la dureza de una crisis que -dijo el entonces gobierno de la nación- iba a ser dura pero breve pero que fue dura y muy larga.Burgos es una ciudad que va recuperando pulso, tono. Y que tal vez lo que le falte sea verse con más optimismo o más autoestima de la que realmente se aplica. Creo que Burgos es una gran ciudad, con grandes posibilidades, que merece la autoestima y la consideración de sus propios habitantes.
¿A qué atribuye ese falta de autoestima de la que habla?
Si algo divierte a los burgaleses es buscar los defectos y no apreciar las virtudes. Pongo un ejemplo muy sencillo: cualquier persona con algún grado de discapacidad que haya conocido Burgos ha conocido una ciudad perfectamente accesible y sensible. Y esto, sin embargo, no lo consideramos importante.Estamos mucho más atentos a buscar los fallos (que los hay) que los aspectos mejorables. Burgos es una ciudad con una buena calidad de vida. Somos la envidia de muchos aunque despreciemos cosas que otros apreciarían muchísimo más.
Su sucesor, Javier Lacalle, repetirá como candidato. Se había dicho que el partido barajaba otras opciones. ¿Le ha sorprendido?
Sorpresas me llevo pocas. Más que nada porque tengo muchos años.
¿Tenía claro que sería él?
No estaba en mi ámbito de decisión ni de influencia quién debía ser el candidato, como no lo fue tampoco cuando di el relevo.Se puede elogiar o criticar mi relevo, pero lo que está claro es que no hubo dedazo.
¿Cómo ve a Lacalle? Ha pasado una legislatura delicada, en la que el PP ha gobernado por primera vez sin mayoría absoluta...
Creo que no debo opinar sobre quienes me han sucedido porque tienen el mismo derecho a acertar o a equivocarse que yo tuve. Y si hay fallos, estoy seguro de que la oposición los va a realzar. Y si hay aciertos estoy seguro de que el partido y sus representantes también lo harán.
¿Se atreve con un augurio sobre la composición del próximo salón de plenos?
Si tuviera dotes predictivas no estaría aquí, sino comprando lotería o haciendo primitivas.
¿Cree que ha pasado el tiempo de las mayorías absolutas porque se ha producido un hartazgo en la ciudadanía con los partidos de siempre?
Supongo que por la suma de aciertos de quienes están hoy presentes y antes no lo estaban y errores de quienes antes estaban en mayor proporción que lo están ahora. Yo admiro a los países que gozan de estabilidad. Los países que tomamos como referencia tienden a tener una alternancia ordenada y estable. Cuando uno tiene muchos años ha visto pasar muchos fenómenos emergentes y verlos desaparecer: recuerdo al señor Hernández Mancha, a Gerardo Iglesias, a Rosa Díez... Parecía que concitaban un enorme entusiasmo pero que finalmente no tuvieron esa consolidación.Creo que la estabilidad es un bien en política. Y sobre todo en un país como el nuestro, una nación como la nuestra. La estabilidad se ha demostrado buena a lo largo de los últimos cuarenta años.
En cualquier caso, entre quienes, según dice, tuvieron errores que han contribuido a la aparición de nuevos partidos ¿cuánta culpa tiene la corrupción?
La corrupción ha tenido un efecto devastador.Desgraciadamente, la corrupción también ha alcanzado a casi todas las instituciones del Estado.La corrupción ha sido devastadora, y más aún en un contexto de dura crisis económica, con muchas personas pasándolo mal.
Y devastadora para su partido...
Pero también ha habido partidos y personas que han querido instalarse en el odio generado por la corrupción.Y hacer del odio una forma de vida. Y se está demostrando que una vez que las situaciones se reconducen hacia una mejora, una normalidad, pierden el sustrato y el suelo en el que han crecido.
¿Se ha acabado el bipartidismo para siempre o alguno de los partidos emergentes será efímero?
Vuelvo a lo que decía antes: en política los dogmas no son buenos. Una República no tiene por qué ser mejor que una Monarquía. Si ahora pedimos a cualquier persona que cite los seis o siete países que considera modélicos o mejores citará las monarquías parlamentarias, que es lo que tiene España. Y estamos hablando, normalmente, de un bipartidismo bastante asentado. Si no queremos parecer a Italia, a Austria... Creo que no estaremos siguiendo el camino acertado.
¿Que gobierne la lista más votada o la que concite los apoyos necesarios?
Yo siempre he sido partidario de que sean los ciudadanos los que decidan mediante un sistema comparable al francés; para mí lo deseable sería una segunda vuelta. Lo digo con toda claridad. Creo que eso evita cualquier chapuza o cualquier distorsión de la realidad. Soy un convencido defensor de las segundas vueltas, especialmente en las elecciones municipales y autonómicas.
Eso exigiría una cambio en la ley electoral y no parece que...
...No es algo que deseen los oportunistas y los que están viviendo de la emergencia.
Se sabía que la política hacía extraños compañeros de cama. ¿Cree que el PP arriesga acostándose con Vox o no porque hay afinidad?
Me parece una barbaridad decir que el PP se acuesta con Vox.
(Más información en edición impresa)