Pionero por ilusión

ADRIÁN DEL CAMPO
-

El maestro arandino Javier Herrera lleva años usando las redes sociales en sus clases. Estas ganas de innovar le han hecho afrontar la crisis más que preparado. Incluso ha llegado a Clan TV

El docente ribereño Javier Herrera posa junto a la pizarra que tiene en su casa para realizar los vídeos que después sube a la red. - Foto: DB

La crisis del coronavirus llegó de repente, sin avisar, obligando a miles de profesionales a adaptarse a una nueva forma de trabajar. En la enseñanza no han sido ajenos a esto y de la noche a la mañana lo que antes se explicaba de forma presencial, ahora se desarrolla a través de una pantalla. Dentro de la dificultad que esto implica, hay un nombre que por pionero, que por ilusión, se enfrentó a la nueva docencia más preparado que nadie. Se trata de Javier Herrera, maestro arandino que trabaja en un colegio de Alcobendas dando clase a segundo de Primaria. Él lleva años utilizando las redes sociales con sus alumnos, tiene un canal de Youtube, cuenta en Instagram... y todo ese camino recorrido le ha servido para que la educación a distancia no le pillara desprevenido. 
«Yo ya usaba mucho las tecnologías, las tenía integradas en mis clases. Al salir de las aulas para iniciar el confinamiento, ya tenía una idea de lo que quería hacer», declara Javier Herrera. Así, este arandino de 40 años está utilizando la plataforma Zoom para seguir «manteniendo relación» con sus alumnos y además ha creado un podcast, un programa de radio, que emite casi a diario como nueva herramienta educativa. «La idea nació a raíz de las conversaciones con los alumnos», reconoce el maestro. Así, empezó a subir a la red Eureka Podcast como ya hacía desde hace tiempo con sus vídeos en Youtube, en el canal de ¡¡Mate-mate-máticas!!, el grito de guerra con el que sus alumnos comienzan las clases. Todas estas publicaciones han ganado repercusión en los últimos meses, cuando los canales digitales se han convertido en imprescindibles, apareciendo en diferentes medios y hasta ser emitidas incluso en el canal de televisión Clan.
Para Javier Herrera, la situación actual, más allá de los graves daños que está generando, también se ha convertido en una oportunidad.  «Lo digo siempre, esto es la oportunidad con mayúsculas, el que ha sabido aprovechar las ventajas de la red ha sabido acortar la distancia con sus alumnos. La respuesta de los niños ha sido muy positiva, tanto que el día que no he subido un vídeo, lo pedían. Esto les ha hecho más autónomos a la hora de acceder a los contenidos», destaca el maestro.
A pesar de su defensa de internet, Javier Herrera tiene claro que «no puede sustituir a la educación presencial. La educación a distancia tiene los inconvenientes de la pérdida de sociabilidad de los niños, el exceso de trabajo de los padres y la escasez de dispositivos electrónicos en algunos hogares.  La tecnología es muy necesaria, pero también lo es la humanidad del aula».
Analizando todo, Herrera cree que estos meses van a suponer un cambio en las aulas y prevé que el próximo curso se vaya a una educación mixta, donde se mezcle lo presencial con lo telemático. Con solo cinco años de experiencia en los colegios, su voz está más que autorizada, porque él es una de esas personas que se atrevió a dar un giro a su vida para trabajar en lo que de verdad le gusta, una pasión que le ha servido para convertirse en un pionero en tiempos de crisis.