Julio acaba con 2 grados más que la media y récord de lluvia

L.M.
-

La anomalía térmica elevó la temperatura en toda la provincia, aunque en las zonas del Ebro y Las Loras fue menor

La temperatura media en julio ha sido de 20,7 grados. - Foto: Alberto Rodrigo

Julio suele ser el periodo más cálido de todo el año en la provincia de Burgos. Pese a que agosto siempre suele relacionarse con las vacaciones, el sol y la playa, el mes que terminó hace seis días es el rey del calor de principio a fin por excelencia. Pasados unos días desde que terminó, y una vez analizados todos los datos recabados en las distintas estaciones de vigilancia del clima, desde la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) avanzan que en las 31 jornadas del séptimo mes del año se produjo una «anomalía térmica» en la temperatura media que elevó este valor «entre 1 y 2 grados por encima de lo normal».
La ola de calor con la que arrancó, y que empezó a finales de junio, unida a la presencia casi continua de anticiclones, ha provocado que se supere la media de los límites registrados entre 1981 y 2010, por lo que se ha calificado este periodo como «muy cálido». De esta forma, la temperatura media en el aeropuerto de Burgos-Villafría, que en ese periodo para el mes de julio era de 19,5 grados, se ha elevado hasta los 20,7, un incremento de 1,2 grados que entra dentro de la estimación realizada por los técnicos de la Aemet. Con respecto a la media de las mínimas, fijada en los 11,5 grados, subió hasta los 12,9, un aumento considerable de 1,4 grados. Además, la media de las máximas ha sido de 20,7 grados, por los 19,5 entre 1991 y 2010. Pero, ¿esta anomalía se ha dado de manera uniforme en todo el territorio o ha habido excepciones?
Al norte de la provincia, en la zona delEbro, así como los vecinos de la zona de Sedano y Las Loras, han estado un poco más aliviados por el sofocante calor. En estos tres puntos la media ‘solo’ se ha incrementado entre 0 y 1 grados, según explican desde la Agencia Estatal de Meteorología.
precipitaciones. Si bien el calor apretó más de lo normal, si nos referimos a las lluvias julio fue el tercer mes más húmedo -en el aeropuerto de Burgos-Villafría- desde que hay registros, allá por la década de los 40 del siglo pasado. Según la Aemet, durante este periodo se recogieron 79,4 litros por metro cuadrado (solamente el día 3, en una de las tormentas más fuertes de los últimos años, fueron 36), cantidad solo superada en dos ocasiones: en 1979, cuando cayeron 83,7 litros y en 1952, la más alta de un julio jamás contabilizada, con 110,9 litros. Al estar la media de precipitaciones de este mes en apenas 20 litros, la marca registrada este julio hace que quede en los registros de la Aemet como un periodo «extremadamente húmedo».