Wagyu mesetario

J.Á.G.
-
Los machos castrados reposan plácidamente en los corrales, que tienen hilo musical. - Foto: Patricia

La finca Santa Rosalía, en Vizmalo, propiedad del empresario Patxi Garmendia, produce la mejor carne de wagyu en el mercado español. Su marmoleado único por la infiltración de grasas insaturadas le da su característica terneza y sabor

Mucha historia y buena crítica gastronómica acompaña a la marmoleada carne de wagyu burgalés que se produce en la finca Santa Rosalía, un auténtico santa sanctorum en el que se rinde culto al mítico ganado japonés, aunque para llegar a este punto han sido necesarios casi 20 años de duro trabajo y de investigación genética, que empezó en Argentina con la compra de 2 embriones y 2 sementales puros. Hace tan solo 13 años, el proyecto se trasladó a tierras mesetarias y hoy la cabaña la integran 6.000 cabezas de magníficos ejemplares, entre vacas, terneros, ganado de engorde y sementales -tienen 8- de la línea Tajima, la más apreciada de todas las que forman el universo de esta singular raza bovina nipona. Más en la edición impresa o aquí.

La alta infiltración de grasas insaturadas da a la carne ese característico marmoleado, como se observa en este chuletón de wagyu que muestra Francisco Salas.  Patricia
La alta infiltración de grasas insaturadas da a la carne ese característico marmoleado, como se observa en este chuletón de wagyu que muestra Francisco Salas. - Foto: Patricia