Envio 'calentito' desde Pradoluengo

I.P.
-

Correos incluye entre sus productos a la venta, tanto en oficinas como on line, calcetinesfabricados en la villa textil, en una política de apoyo al pequeño empresariado rural

Envio 'calentito' desde Pradoluengo

Los calcetines están de moda. Ya no se esconden debajo de los pantalones, sino que se dejan ver. A la pujanza de esta prenda han contribuido los nuevos diseños, la personalización de los modelos y, claro está, la política de marketing que acompaña estos cambios en la concepción del calcetín, concebido más como un  complemento que como una prenda de abrigo, aunque esto es inevitable en todo caso, porque son los meses de otoño e invierno cuando el pie implora desesperadamente la protección y el calor que un buen calcetín produce.  Y así, el calcetín ha pasado de la ocultación y seriedad a la alegría y la exhibición, por su colorido y sus dibujos, plasmados en gama que no tienen límite.
Ello ha contribuido también a mantener a las empresas del textil dedicadas a la producción de calcetines. Pradoluengo, la villa calcetinera burgalesa por excelencia, resiste, aunque con apenas media docena de empresas, compitiendo con el mercado asiático. Quizás, en esa permanencia, aunque sea a duras penas, tenga que ver la «puesta en valor» del calcetín, a la que ahora se suma Correos, con la venta de calcetines diseñados exclusivamente para la entidad, como no podía ser de otra manera con su icono: el buzón, y los colores amarillo y azul marino.  
La idea surge del Sergio Pérez, jefe de Productos de Merchandising de Venta en Oficinas. Son ya muchos los productos que Correos tiene a la venta, en sus oficinas y on line. Así que pensando y rebuscando, Pérez se topó con  la industria de Pradoluengo y la empresa MMZSocks, que fabrica y personaliza calcetines. Así que se puso en contacto con su gerente, ManuelMartínez Zaldo, y de la complicidad de ambos surgió el proyecto de Correos.
MMZSocks trabaja desde hace años, además de otros productos textiles, en calcetines y calcetines personalizados, que encargan particulares, empresas, asociaciones, clubes, administraciones públicas, empresas privadas... para regalar,  celebrar conmemoraciones o eventos diversos.
El propio Sergio Pérez se encargó del diseño, y a su amplia ganas de fabricación de calcetines, MMZ Socks ha añadido éstos con el buzón de Correos, que cualquiera puede adquirir on line en la página de la entidad. Para empezar se ha hecho un lote de unos 2.000 pares, y Pérez explica que la aceptación ha sido muy buena, teniendo en cuenta que muchos trabajadores de la compañía han sido los primeros en compralos. Además, destaca su calidad (82% algodón peinado, 15% poliamida y 3% elastano) y que están hechos en Pradoluengo. Por cierto, que antes de Pradoluengo ‘tanteó’ a otros productores nacionales, dice, porque tenía claro que tenían que ser fabricados en el país. Reconoce que se decidió por la villa textil por la política de apoyar a los pequeños empresarios del mundo rural que resisten y luchan contra la despoblación.