Una cuidadora se enfrenta a 4 años y medio de cárcel

I.M.L.
-

El Fiscal considera que se aprovechó de conocer el PIN de la tarjeta del anciano para el que trabajaba para retirar de su cuenta 10.371 euros en menos de dos años

Una cuidadora se enfrenta a 4 años y medio de cárcel - Foto: Luis López Araico

Una mujer portuguesa de 40 años se enfrenta a una petición de pena de cárcel de cuatro años y medio por lo que el Ministerio Fiscal califica como un delito continuado de apropiación indebida. El próximo 29 de octubre se realizará en la Audiencia Provincial la apertura de juicio oral por esta causa, en la que la Fiscalía también solicita que se le imponga una multa de 4.380 euros y una indemnización económica a los herederos del que fuera su víctima, que ha fallecido, que asciende a una cantidad de 11.526 euros.

Según los hechos que se relatan en el escrito de conclusiones del fiscal, la acusada trabajaba como cuidadora de un hombre mayor desde el año 2009, aunque no fue hasta 2015 cuando ella se trasladó al domicilio del anciano, ubicado en la calle Burgo de Osma de la capital ribereña. Fue a partir de ese momento cuando pudo disponer de las cuentas del hombre al que cuidaba, ya que fue la propia víctima del delito, que en esos momentos tenía 87 años, quien le facilitó el número secreto con el que poder acceder a las mismas con la tarjeta de crédito "porque no veía bien y confiaba en que la acusada tan solo sacaba de sus cuentas la cantidad correspondiente a su sueldo de 350 euros mensuales".

Sin embargo, según considera la Fiscalía en su escrito, la acusada "con ánimo de obtener un beneficio económico ilícito" cargó en su cuenta desde el mes de enero de 2015 hasta el mes de octubre de 2016 la cantidad 1.156 euros, importe correspondiente a las facturas de su teléfono móvil, además de extraer hasta 10.370 euros durante ese mismo periodo. El anciano percibía en la cuenta a la que tenía acceso la acusada su pensión mensual, que ascendía a 619,20 euros, cantidad que la acusada sacaba íntegramente, para cobrar su sueldo y los gastos que suponía el mantenimiento de hombre, que falleció en marzo del año pasado.

Ante estos hechos, el Ministerio Fiscal considera a la acusada autora de un delito continuado de apropiación indebida, sin que haya encontrado circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal que le imputan. Es por eso que considera en su escrito que procede imponerle a la mujer una pena de cuatro años y seis meses de prisión, con la correspondiente inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, además de una multa de 12 euros al día durante 12 meses, junto a la indemnización a los herederos de la víctima por valor de 11.526 euros más intereses.