Revenga volverá a ser referente en ocio y aventura

P.C.P.
-

El Comunero licita el bar por 7.320,5 euros al año y evalúa las necesidades del parque de aventura y de los bungalós

La Casa Comunal del Comunero de Revenga, en cuya planta baja se ubica el bar restaurante. - Foto: f2estudio

El Comunero de Revenga volverá a ser el centro de ocio y aventura que durante años ha atraído a residentes de Pinares de Burgos y Soria e infinidad de turistas que querían disfrutar de la Casa de la Madera, la necrópolis y las tirolinas del De Pino a Pino. Este parque cerró en marzo de 2019 por el abandono de la gestión de la empresa adjudicataria y reabrirá para este verano, según las previsiones que baraja la alcaldesa capitulante (por turno), Montserrat Ibáñez, que lo es también de Quintanar de la Sierra.

Pero antes se pondrá en marcha el bar restaurante de la Casa Comunal, que también estaba sin servicio desde octubre pasado. Su anterior gestor renunció a la adjudicación -después de una condena por abusos sexuales a una menor en las instalaciones y de quejas sobre la rentabilidad del negocio- y se acaba de licitar el nuevo contrato. Publicado el lunes (13 de enero), desde entonces 10 días hábiles para presentar oferta. El pliego, que se puede consultar en el Ayuntamiento de Quintanar, establece el precio como único criterio con una cantidad de salida de 7.320,5 euros anuales, IVA incluido. Sale por 3 años, con opción a dos de prórroga, y se ha eliminado el requisito de la experiencia previa en hostelería. Sí figura como condición la obligación de abrir desde el domingo de Ramos hasta el 31 de octubre como mínimo, y de ofrecer servicio de comidas y cenas, con horario flexible.

Ibáñez asegura que "ya hay interesados" y que las instalaciones se encuentran en muy buen estado -"para entrar a trabajar"- con caldera de pellet nueva y todo el equipamiento de la cocina instalado, según constataron tras la salida del anterior gestor. 

En su día, este alegó que el negocio no era rentable en invierno si no se le permitía gestionar también el albergue que se encuentra en la parte superior de la Casa Comunal y que cuenta con capacidad para cerca de 60 personas. Sin embargo, no cumple la normativa de accesibilidad y otros aspectos que requerirían una inversión que, a día de hoy, el Comunero (integrado por Quintanar, Regumiel y Canicosa) descarta acometer.

Más asumible ven la reapertura del parque de tirolinas, si bien reconocen que la falta de mantenimiento ha provocado el deterioro de bastantes árboles y elementos, por lo que necesitará una puesta a punto previa a su licitación.

La tercera pata del proyecto para devolver la diversión y los visitantes a Revenga son las Aulas de la Naturaleza. La obra se finalizó hace más de 4 años pero no se ha estrenado, porque falta de equipar con muebles los bungalós y las cocinas, mientras que las clases sí están amuebladas. Ibáñez considera que merece la pena el esfuerzo porque es un espacio atractivo para colegios, empresas y colectivos que busquen un espacio cómodo para un encuentro lúdico o de trabajo en un paraje natural único.